Busca tu receta

Cargando...

lunes, 5 de diciembre de 2016

Lyonesas saladas (entrante de Navidad)

Aunque pueda parecer un entrante complicado de realizar en realidad es muy fácil de hacer. Además permite muchos rellenos diferentes : salmón, foie grass, paté de hierbas, queso etc. Así que en realidad se trata de hacer la llamada pasta choux - la empleada para las lyonesas y profiteroles - y rellenarla como gustéis. Seguro que no defraudáis a vuestros invitados.





INGREDIENTES (6/8 personas) :

Para la pasta choux :

150 gramos de harina
100 gramos de mantequilla
4 huevos
1 huevo (para pintar la pasta)
250 ml de agua
1 pellizco de sal

Para los rellenos (a modo de sugerencia) :

Salmón ahumado
Queso fresco con nueces
Foie grass
Olivada (pasta de aceitunas)

En una cazuela a fuego medio vertemos el agua e incorporamos la mantequilla cortada en pequeños trozos. además del pellizco de sal. Removemos bien para que la mantequilla se funda. Al primer burbujeo que indique que se inicia la ebullición deberemos retirar la cazuela del fuego. 

Incorporamos inmediatamente la harina de golpe - previamente tamizada - y removemos enérgicamente con una espátula de madera (obligatorio que sea de madera). Cuando la mezcla es homogénua devolvemos la cazuela al fuego - lo más bajo posible - y removemos bien hasta que se forma una bola alrededor de la cuchara totalmente desprendida de las paredes de la cazuela. Cuando esto ocurra retiramos del fuego de forma definitiva.



Pasamos la bola a un bol y añadimos un huevo. Trabajamos la masa con la espátula hasta que el huevo quede bien integrado y a continuación hacemos lo mismo con el segundo huevo y así sucesivamente hasta incorporar los cuatro huevos en la masa. 

Es el momento de meter la masa en una manga pastelera. Mientras precalentamos el horno a 250 grados, forramos la bandeja del horno con papel de hornear y hacemos pequeñas bolas del tamaño de una nuez suficientemente distanciadas entre si. Las pintamos con la yema de otro huevo para que queden doradas y directas al horno durante 12 minutos.

Transcurrido el tiempo extraemos del horno, las dejamos enfriar y con un cuchillo fino las dividimos por la mitad (o las dejáis unidas por un extremo).

Es el momento de rellenarlas con los productos que queráis. Las guardáis en el frigorífico y os aguantarán un par o tres de días, así que podéis prepararlas con anterioridad y aligerar la carga de trabajo para los días festivos.

viernes, 2 de diciembre de 2016

martes, 22 de noviembre de 2016

Tarta de arroz, almendras y yogur (para celíacos)

Ser celíaco implica no poder alimentarse de productos que contienen gluten. Algunos de ellos contienen esta glicoproteína de forma natural, como el trigo y otros cereales, pero una gran cantidad de alimentos no contienen gluten. Esto vendría a significar que ser celíaco no es un gran problema  ya que hay muchos alimentos alternativos, pero en la práctica no es así ya que por desgracia muchos alimentos están contaminados por gluten durante el proceso de fabricación. Esto es debido a que las cadenas de producción procesan alimentos sin la debida separación. Es decir, un molino puede moler trigo - que tiene gluten - y a continuación moler arroz - que no posee - sin que se hiciera una limpieza exhaustiva de la maquinaria. En la harina de arroz quedarían trazas de harina de trigo que si bien son indetectables para el consumidor standard, pueden ser en cambio muy perjudiciales para el consumidor celíaco. 

Esta tarta no contiene ningún ingrediente que posea gluten en su estado natural pero si compráis las harinas ya molidas debéis buscar el sello que garantice que no poseen gluten por contaminación cruzada. Otra alternativa, más complicada, es procesar vosotros mismos el arroz y las almendras hasta reducirlas a harina.

INGREDIENTES :

1 pote pequeño de yogur natural sin azúcar (125 gramos)
(a partir de aquí vamos a emplear el pote del yogur para las medidas de los otros ingredientes)
1 pote y medio de harina de arroz
1 pote y medio de harina de almendras
1 pote de azúcar
Medio pote de aceite de girasol o maíz
2 huevos
1 bolsita (15 gramos) de levadura química

En un bol grande vertemos el contenido del pote de yogur. Incorporamos también la harina de arroz, la harina de almendras, el azúcar, el aceite, los huevos y la levadura química y batimos bien.

Cuando tengamos una masa homogénea la vertemos en un molde de silicona reutilizable o en otro de aluminio bien engrasado con mantequilla.

Precalentamos el horno a 180 grados y dejamos hornear durante 30 minutos justos. Extraemos del horno, dejamos enfriar y cuando está templado desmoldamos.

Es tan fácil de hacer y tan bueno que seáis celíacos o no os encantará. Podéis hacer el pastel sólo con harina de arroz pero es aconsejable usar una harina apta para celíacos - en este caso de almendras - para que complemente el valor nutricional de la harina de arroz.

Otro detalle a tener en cuenta es que, a pesar de que lleve levadura química, cuando se hornea no sube demasiado. Esto se debe a que carece de gluten, el responsable de la esponjosidad de los pasteles y panes.

martes, 15 de noviembre de 2016

Hojaldre de espinacas y queso de cabra

Un entrante muy sencillo y rápido de hacer

INGREDIENTES (4 comensales)

4 cuadrados hechos sobre una hoja de pasta de hojaldre
1 queso tipo rulo de cabra
400 gramos de espinacas
1 diente de ajo
20 gramos de piñones
50 gramos de pasas sultanas
3 cucharadas de nata o de leche entera
1 huevo
Aceite virgen extra de oliva
Sal
Pimienta negra molida

En primer lugar en una sartén con un poco de aceite de oliva freímos el diente de ajo hasta que se dora y entonces lo retiramos,

En la misma sartén incorporamos las espinas bien cortadas y las pochamos para que suelten agua (con 2-3 minutos será más que suficiente). Cuando están bastante secas añadimos las pasas, los piñones, salpimentamos y añadimos la nata. Dejamos hacer otros 5 minutos.

A continuación colocamos los cuadrados de pasta de hojaldre y en el centro vertemos las espinacas. Cerramos los extremos y allí donde se tocan colocamos una rodaja de queso de cabra.

Pintamos los hojaldres con la yema de huevo - para que queden dorados - y los incorporamos al horno precalentado a 200 grados. Horneamos 20 minutos y listos para servir.

Podéis hacer los cuadrados grandes o pequeños, pero sobretodo no os paséis del tiempo de cocción o quedarán duros. Cuando la pasta ha subido y se ha dorado, es tiempo de retirarlos del horno.