Busca tu receta

lunes, 29 de octubre de 2007

Restaurantes Viena

Hace unos días hablábamos de un restaurante de cocina rápida llamado Hippopotamus de intensa expansión en Francia. Ahora vamos a hablar de una cadena de características similares que también muestra una fuerte expansión que parece centrada en exclusiva en Cataluña. Se trata de la cadena Viena. Las primeras referencias que tuve de la misma fue hace unos 6 años y fue entonces, para mi sorpresa, que me enteré que se trataba de una cadena que se había iniciado en 1969. Cuando parece que la obligación de toda cadena de alimentación es anunciarse hasta el asco parece que los Viena prefieren una publicidad menos estridente y de bajo nivel, de esa que patrocina eventos locales, marchas populares y exposiciones de barriada. Todo sea dicho con admiración, no con menosprecio. Así fue que durante más de 30 años me habían resultado unos totales deconocidos.
En la actualidad disponen de 28 establecimientos, abriendo unos dos o tres nuevos cada año. Curiosamente sólo tienen establecimientos en Cataluña (y alguno en Andorra, creo). Haciendo una extrapolación, si tuvieran implantación en toda España el número de locales sería aproximadamente de 200, lo cual es para tomárselos muy en serio. Tampoco que yo sepa se trata de una franquicia y eso significa que cada local nuevo que se abre representa un "esfuerzo" de la empresa y eso se nota.
El Viena, como el Hippopotamus, cuida mucho la imagen. En primer lugar los locales que ocupan son amplios, decorados con mucho cuidado, acogedores e incluso varios de ellos, como el Viena de Sant Cugat, ocupan edificios singulares. En este punto particularmente los Viena superan a los Hippopotamus. Como todo local de cocina rápida han creado un rasgo caraterístico a través de la decoración y la vestimenta de los empleados. Se trata de rememorar supuestos paisajes alpinos austriacos : las pinturas de las paredes, la decoración externa e interna y el uniforme de los camareros. Digo rememorar porque desde mi punto de vista se trata de emplear mucha imaginación para representar lo que nunca se ha visto, de la misma manera que algunos locales supuestamente españoles de Alemania exhiben cabezas de toro que son de plástico. Jamás he visto en Austria locales como el Viena y los motivos que se exhiben son más propios de Bavaria que del Tirol. Esta hemorragia de imaginación no me desagrada sino que añade un toque kitsch que lo hace más atractivo.

Como en cualquier restaurante de cocina rápida encontramos un mostrador donde el cliente elige lo que va a comer, lo recoge en una bandeja y se lo lleva él mismo a la mesa. La comida es básicamente a base de bocadillos y ensaladas, con algunas tendencias como las que representan los bocadillos vegetales y especialidades "exóticas" como el cevapcice. En este punto los Viena son inferiores a los Hippopotamus aunque el nivel de precio no es comparable. Si queremos un "plus" debemos acudir a diversos locales de la cadena que ya se etiquetan como "restaurantes convencionales" o como pizzerias. Entiendo de todas maneras que la carta es mejorable aún manteniendo un nivel similar de precio.
Las raciones no son exageradas pero solucionan una comida o cena, especialmente si acudimos con toda la familia. Y éste es uno de los fuertes del Viena, la posibilidad de llevar a toda la familiar por dos razones principales : 1) los locales son amplios y las "trastadas" de los niños asumibles en un entorno en cierta manera preparado para los mismos 2) el coste de una cena para cuatro personas no vas más allá de los 20 euros, y eso se agradece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada