Busca tu receta

sábado, 3 de noviembre de 2007

Arancine

Los arancine (literalmente "naranjitas") son el plato típico de Sicilia y por desgracia uno de los grandes desconocidos de la cocina mediterránea. Esto desconocimiento se debe a que hay pocos sicilianos viviendo entre nosotros y a que Sicilia no suele ser un destino turístico prioritario, sino mas bien portadora de una carga de sambenitos que la hacen poco atractiva para el turista habitual. Esto es lamentable porque probablemente Sicilia sea una de las islas más hermosas y fascinantes de la Tierra y lo dice alguien que siente debilidad por las islas y se ha esforzado por visitar todas cuantas ha podido, desde Islandia hasta Zanzíbar. Sicilia encierra una enorme variedad de paisajes, el volcán activo Etna, iglesias de reminiscencias bizantinas y playas volcánicas o de arena que no tienen nada que envidiar a las de Honolulu o el Caribe. Y no exagero. Recordemos que es la isla más grande del Mediterráneo con un tamaño superior al de Cataluña y hay sitio para todo. Este no es un blog turístico así que no me extenderé más, pero a nivel gastronómico trataré, desde mi propia ignorancia, desvelar algunos secretos de la cocina siciliana.
Los arancine (arancini en italiano) son unas bolas fritas de arroz con diversos rellenos (carne o queso, principalmente). Son bastante fáciles de preparar y en una hora se pueden tener listos. En esta receta haremos un relleno de queso y jamón, por ejemplo.


INGREDIENTES :


Arroz (1 vaso)

Caldo de pollo (3 vasos)

algunas hebras de azafrán

1 cucharada de mantequilla

huevos

harina de galleta

harina de trigo

queso rallado (tipo parmesano mejor, por lo de conservar un toque "italiano")

50 gramos de jamón serrano

50 gramos de queso mozzarella

sal

aceite virgen de oliva


En primer lugar hemos de preparar el arroz. En una sartén combinaremos el caldo de pollo con el azafrán y lo llevaremos al punto de ebullición. Entonces echaremos el arroz, la cucharada de mantequilla y la sal. Si el caldo de pollo ha sido adquirido en un supermercado llevará sal y por tanto deberemos ser precavidos en la cantidad a emplear. Bajamos el fuego y removemos durante unos 20 minutos.

Llevamos el arroz ya cocinado a un bol y mezclamos con el queso parmesano (medio vaso estará bien). Sobre la mezcla cascamos un huevo y removemos bien. Dejamos enfriar.

Ahora vamos a freir.


En primer lugar preparamos tres platos : el primero con harina de triego, el segundo con huevo revuelto (para rebozar) con sal y el tercero con harina de galleta.


Humedecemos las manos para que no se nos pegue el arroz y cogemos un puñado, más o menos el que cabe en la cazoleta que hacemos con nuestra mano. Echamos sobre una tabla o mármol de cocina y extendemos. En el centro colocamos un poco de queso mozzarella y el jamón cortado en trocitos pequeños. Con las cantidades que he indicado podremos hacer unos 10 arancine, así que deberemos dosificar los ingredientes si no queremos hacer corto.


Ahora cerraremos la masa de arroz sobre el relleno para hacer una bola, lo más redonda y digna posible. Enharinamos. Sacudimos la harina sobrante y mojamos bien en el huevo. A continuación pasamos a la harina de galleta y rebozamos con la galleta. Cuando terminemos todas las bolas ya podremos freirlas. Es preferible emplear la freidora con el aceite muy caliente y un tiempo algo superior al que emplearíamos para las croquetas. Deben quedar crujientes y doradas. Se sirven calientes, opcionalmente con alguna salsa de acompañamiento.


Merece la pena hacerlas, son muy sabrosas.

2 comentarios:

  1. copypaste de la pagina de el pais, o al reves

    ResponderEliminar
  2. Pues no, copypaste de mi mismo. El blog de EL PAIS también es mio, aunque hace mucho que no lo actualizo.

    ResponderEliminar