Busca tu receta

sábado, 2 de febrero de 2008

Patatas a la Riojana

La Rioja (autonomía española situada al norte del país) es una región pequeña que destaca por una excepcional calidad de vida debida en gran parte a la riqueza de sus productos hortofrutícolas base de una economía más que floreciente. El vino es desde luego uno de los más excepcionales del Planeta, pero también cuenta con una gastronomía muy rica, dotada de platos muy contundentes que se sustentan en una materia prima de primer orden. La Rioja produce fruta, pimientos, espárragos, chorizo, carne de ternera y la práctica totalidad de los productos de huerta. Con excepción del pescado - que se cocina pero que evidentemente no se pesca por la ausencia de costas - posee una producción alimentaria completa.

Como sabeis en Media Hora para Cocinar buscamos la calidad de las recetas propuestas pero también la sencillez y rapidez en la realización. Con las patatas a la riojana se cumplen todas estas condiciones. Es un plato excelente y completo y bastante contundente.


INGREDIENTES :


4 ó 5 patatas grandes
1 cebolla grande
1 diente de ajo
1 vaso de caldo de verduras
Chorizo para guisar (300 gramos serán suficientes)
Aceite virgen de oliva
Sal


Respecto al chorizo lógicamente recomendaría el chorizo de la Rioja que es realmente muy bueno. Si no podeis disponer de él os aconsejo haceros con un chorizo para cocinar un poco picante.




En primer lugar vamos a freir en aceite la cebolla y el diente de ajo, ambos muy rayados. Pelamos las patatas y las cortamos en tres o cuatro trozos que luego chascaremos con las manos para que suelten la fécula y el caldo quede más denso. Si el caldo que vais a incorporar ya tiene patata disuelta esta operación no es necesaria. Echais las patatas y les dais unas vueltas con el sofrito. Cortad el chorizo en rodajas y añadidlo. Darle también unas vueltas antes de verter el vaso de caldo (o el caldo que sea necesario para que cubra lo justo las patatas). Se rectifica de sal a media cocción (cuidado con la sal del chorizo) y se deja a fuego lento hasta que las patatas estén blandas. No es un plato que se sirva con mucho caldo, así que si se consume no os preocupeis.
Os encontrareis que en algunos recetarios añaden guindilla, pimentón dulce e incluso pimiento verde y rojo para el sofrito e incluso carne de cordero. Creo que tal cual lo he descrito, con buenas patatas y buen chorizo, el plato está fantásticamente sencillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada