Busca tu receta

viernes, 24 de octubre de 2008

Patatas rellenas de foie-grass

La receta original de las patatas rellenas de foie-grass procede de Francia. Básicamente consiste en cocer las patatas, practicarles una incisión, vaciarlas para a continuación rellenarlas de foie-grass y gratinarlas. La receta que os presento es propia. La hice para agilizar la receta francesa. Tal y como la describo es un acompañamiento, no un plato entrante o principal. Aumentando las cantidades podemos convertirla en tal.


INGREDIENTES (2 raciones) :
2 patatas medianas
100 gramos de foie-grass
1 cucharada de maizena
60 ml (1 cuarto de vaso) de leche entera
Harina de trigo
1 huevo
Sal
Pimienta negra
Aceite virgen extra de oliva

Hervimos las patatas enteras y sin piel. Es importante hervirlas enteras para que no absorban demasiada agua. Cuando están blandas pero aún con el corazón un poco duro (comprobadlo pinchando la patata con un cuchillo) las sacáis e inmediatamente chafáis con un tenedor. No utilicéis un pasapurés, simplemente con el tenedor sin preocuparos que quede fino. En un sartén vertéis el puré de patatas. Se añade la leche, una cucharadita de sal y otra de pimienta negra molida y se remueve bien. A continuación incorporáis las dos cucharadas de maizena removiendo bien hasta que se vuelva una masa que se empieza a desprender de la sartén quedándose en la cuchara. Retiráis y dejáis enfriar.


Preparáis un cuadrado de papel film de cocina de unos veinte centímetros de lado, con la cara adherente hacia arriba. Cogéis una bola de la masa y la aplastáis contra el film. Se coloca en el centro una buena cucharada de foie-grass y levantando el papel se cierra la masa a su alrededor. Acabáis de darle forma con vuestras manos enharinadas. Tened en cuenta que no es una masa rígida sino bastante blanda, así que ir con cuidado. De dos patatas, como las empleadas en esta receta, os deberían salir dos patatas rellenas de un tamaño superior o tres de uno inferior. Podéis dar forma de patata o bien bolas o como queráis.


Ahora las debéis de pasar por harina y muy rápidamente por huevo batido. Digo rápidamente porque de no ser así la patata se empezará a deshacer. Ahora sólo basta con freírlas en abundante aceite de oliva para que obtengan un color dorado. Se sirven de inmediato. Están realmente buenas. Si están bien hechas el foie aparecerá en cada corte frío y eso dará un contraste muy agradable al paladar. Además la cobertura de patata estará algo picante y el foie mas bien dulce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario