Busca tu receta

jueves, 31 de octubre de 2013

Panellets ulttra - baratos

Si elimináis los piñones, saldrán mucho más baratos 
El alto precio de los panellets que se pueden adquirir en los comercios no está justificado por el coste de su elaboración y ni siquiera por el precio de los ingredientes básicos. Seamos claros, el precio es claramente el resultado de la demanda tradicional. El panellet posee una receta tan sencilla y sus ingredientes son tan intercambiables que es posible hasta realizar un kilo de los mismos por menos de 5 euros. Os demostraré cómo.

Básicamente el panellet es una mezcla a partes iguales de un fruto seco - almendra - con azúcar, todo ello coagulado con la ayuda de la clara del huevo. Pues bien, es posible substituir la almendra por cualquier otro fruto seco sin tostar : avellanas, nueces o pistachos, todos ellos reducidos a harina, son los candidatos perfectos. Otro fruto que da muy buenos resultados es la castaña. Reducida a harina y combinada con el azúcar da un sabor casi diría que mejor al obtenido con almendras.

Los panellets de pistacho o avellanas prácticamente no necesitan saborizante alguno (especialmente el primero). En cualquier caso como saborizantes podéis emplear sirope de chocolate, de fresa o canela en polvo.

Para obtener más cantidad de masa, se emplea a menudo patata o boniato, pero también es posible emplear zanahoria. Los dos últimos ingredientes son los que tienen más sacarosa, así que podéis rebajar la cantidad de azúcar si esto supone un problema (o bien substituirla completamente por edulcorante naturales como la stevia).

De esta manera la receta de los panellets por menos de 5 euros / kilo quedaría así :

Sólo con frutos secos :

400 gramos de harina de castaña, nueces, avellanas o pistacho
400 gramos de azúcar
2 huevos

Con frutos secos y boniato/patata :

200 gramos de harina de castaña, nueves, avellanas o pistacho
200 gramos de azúcar
200 gramos de patata, boniato o zanahoria
2 huevos

En primer lugar se hierven las patatas enteras o los boniatos  con piel. Luego se pasan por el pasapuré. Se dejan enfriar completamente. Cuando el puré está frio se añaden los frutos secos rallados y el azúcar. Ahora se ha de amasar a conciencia para hacer una masa homogénea. Esto puede ser bastante difícil porque se trata de tres elementos secos. Para facilitar la labor se puede salpicar con un poco de agua de vez en cuando o emplear parte de la clara del huevo. Una vez finalizado el amasado dejamos la masa reposando un mínimo de cuatro horas y un máximo de 24.

A continuación espolvoreamos con harina sobre una tabla o el mármol de la cocina y empezamos a hacer cilindros con la longitud que nos permita la mesa y un diámetro aproximado de dos centímetros. Cuando el cilindro esté perfecto lo cortamos en rodajas de unos dos centímetros de largo. Les damos una forma esférica y pintáis  con la yema del huevo para que queden brillantes para luego  hornearlos a 180 grados durante veinte minutos, aproximadamente.

Podéis añadir saborizantes en la masa antes de pasarlos por el horno como son la canela en polvo, el limón rallado o bien chocolate en polvo e incluso jarabe de fresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario