Busca tu receta

sábado, 4 de octubre de 2014

Jalíb bil jaíl (leche con cardamomo)

Jalíb bin jaíl (literalmente leche con cardamomo) es una bebida muy popular en Oriente Medio que se suele dar a los niños durante el desayuno a modo de los preparados de chocolate que solemos dar en Occidente. Si bien los desayunos de Oriente Medio poco o nada tienen que ver con los desayunos occidentales últimamente se están acercando peligrosamente a las modas del rápido y mal que tanto imperan por aquí. De esta manera los desayunos con pepino, tomate, labneh, hummus, ayran o simit se van reemplazando por preparados lácteos y cereales azucarados. Así los niños turcos de cierta edad se están acostumbrando a tomar té con leche antes de ir al colegio y mordisquear simit (roscas de pan con sésamo) durante el largo camino que les suele separar de la escuela.

Esta bebida se prepara de forma muy rápida y gracias al cardamomo evoca los aromas tradicionales de Oriente.

INGREDIENTES (4 tazas) :

4 vasos o tazones de leche entera  (1 litro)
4 cucharadas de azúcar
2-3 ramas de canela
5 vainas de cardamomo verde molido

En una cazuela a fuego medio-bajo agregamos la leche, el azúcar y los aromatizantes. Removemos constantemente para evitar que la leche se pegue y cuando empieza a hervir retiramos de inmediato. 

Se sirve colando los aromatizantes directamente en los tazones o bien se deja enfriar a temperatura ambiente y luego se lleva al frigorífico. 

Una bebida reconstituyente y deliciosa, tanto si sois niños como si no.

5 comentarios:

  1. Hola de nuevo, Xavier, puedo asegurar que esto es delicioso, casi comida de hadas, por lo delicado de su sabor.
    Que tenía yo una duda... veamos, en Madrid teníamos un restaurante de un armenio/sirio, Vartan, que hace un par de años o así cerró.
    Allí preparaban una delicia de Alepo, las alcachofas aliñadas con granada y zumo de uva. Era tan indescriptible su sabor, tan delicado y a la vez tan sorprendete. Por más que lo intenté, nunca se dejó el dueño dar más datos que los descritos. He preguntado por ahí, pero nadie sabe nada de ese plato, me temo que sería una receta familiar o así... ¿las probaste alguna vez? ¿Podría intentarse sacar la receta?
    Era un plato templado, con llos corazones de las alcachofas cocidas en cuartos y los granos de granada un poco espachurrados...
    De esas recetas que nunca deberían perderse, vaya.
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta,
      gracias por tu mensaje. Conozco esa receta que mencionas y, si no me equivoco, es el plato más popular de Aleppo. De hecho la comí en Damasco hace una porrada de años (sería 1995 ó 1996) y recuerdo que el restaurante estaba dedicado a la cocina de esa zona de Siria. Me descoloca un poco lo que dices sobre el zumo de uva pero imagino que es un apaño para simular un producto necesario para esta receta que es la melaza de granada. Imagino que en ese restaurante hacían la melaza con zumo de uva, que tiene mucho azúcar, con la granada que es fácil de encontrar en cualquier lugar de España. Supongo que reducían zumo de granada con zumo de uva, pero la verdad es que no se muy bien cómo lo hacían.

      La receta es como sigue :

      Tres o cuatro alcachofas frescas por comensal, que sean bastante grandes, sólo el corazón (cortadas en trozos si son muy grandes)
      4 tomates maduros rojos grandes
      1 cebolla grande, fresca a ser posible
      2 cucharadas de melaza de granada
      1 vaso lleno de cilantro picado (algunas recetas no lo ponen, va a gustos)
      4 dientes de ajo
      Sal
      Aceite virgen extra de oliva

      En primer lugar pelamos los tomates y les quitamos las semillas. A continuación los rallamos y reservamos.

      En una sartén con un chorro generoso de aceite de oliva pasamos la cebolla y los dientes de ajo bien picados. Cuando la cebolla transparenta añadimos el cilantro bien picado y un pellizco de sal. Removemos durante un par de minutos y entonces añadimos los corazones de alcachofa (mójalas en zumo de limón para que no se oxiden).
      Al incorporar las alcachofas añadimos el tomate rallado y medio vaso de agua (o lo justo para que cubran a ras las alcachofas)
      Cocinamos a medio fuego durante unos 10-15 minutos (hasta que las alcachofas estén blandas y el líquido quede a la mitad). Las retiramos con cuidado de que no se rompan y las emplatamos. Al líquido que queda en la sartén le añadimos dos cucharadas de melaza de granada (puedes intentar hacerla reduciendo zumo de granada con zumo de uva o bien con azúcar). Subimos el fuego y removemos constantemente hasta que la salsa espese.
      Se echa esta salsa sobre las alcachofas y listas para comer. Espero que sea esta la receta que buscabas !
      Un abrazo,
      xavier


      Eliminar
  2. ¡Pues tiene que ser esa! Porque efectivamente, las alcachofas tenían esa salsa deliciosa. Estoy segura que alguna vez has ido al Vartan, estaba en la calle de Leganitos, junto a la Plaza de España

    ¡Vayaaaaa, muchas gracias!
    Tal como cita Rafik Schami, los cocineros alepinos son lo mejor de Siria y en Siria es donde mejor se come en el mundo entero... Toda esa sabiduría culinaria que, al igual que el resto del patrimonio sirio, se está perdiendo por la aberración humana.
    Voy a intentar prepararlo, a ver qué sale... ¿Me autorizas a difundirlo en mi blog, enlazando esta entrada?
    ¡Gracias de nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta,
      pues no tuve el placer de ir a Vartan pero sí que al menos comí y visité a menudo Siria. Es una auténtica barbaridad lo que está pasando allí ante la pasividad internacional.
      Claro que puedes utilizar la receta de las alcachofas con salsa de granada como quieras. Un abrazo,
      xavier

      Eliminar
  3. Que buena pinta! Sin darme cuenta preparaba esta bebida pero al hacer arroz con leche, porque siempre uso para aromatizarla la canela y el cardamomo. Le dan un toque buenísimo. Saludos!

    ResponderEliminar