Busca tu receta

lunes, 29 de junio de 2015

Kolokithopita (pastel griego de calabacín)

Una receta muy típica de Grecia que se consume tanto caliente como en frío. Fácil de hacer, sólo requiere hacerse con pasta filo, algo fácil en la actualidad en las grandes superficies.

INGREDIENTES  (4 personas) :

1 kilogramo de calabacines
1 cebolla tierna grande
150 gramos de queso feta
3 huevos
12 hojas de pasta filo
Mezcla de hierbas "griegas" : eneldo, perejil, orégano, perejil... (una cucharada)
Sal
Pimienta
Aceite virgen extra de oliva

En primer lugar si ha comprado pasta filo congelada lo mejor es descongelarla durante toda la noche. Recuerde que al contacto con el aire se seca con mucha facilidad, por lo que siempre se debe mantener cubierta con un paño o bien en el mismo envase donde fue vendida.

Rallamos el calabacín (sin pelarlo) y lo mezclamos en un bol con el queso feta desmenuzado, la cebolla tierna picada, los huevos,  las hierbas aromáticas, un pellizco de pimienta negra molida y otro de sal (recordad que el queso feta es muy salado). Reservamos.

Pintamos con aceite de oliva el fondo de una bandeja honda que pueda ir al horno. Colocamos encima una hoja de pasta filo. Pintamos a su vez la hoja de filo. Colocamos encima otra hoja y así sucesivamente hasta que completemos un total de 6.

Sobre la sexta hoja de pasta filo vertemos la mezcla que hemos hecho de calabacín y feta, entre otros ingredientes.

Pintamos con aceite de oliva una nueva hoja de pasta filo y la colocamos encima. De nuevo otra cepillada de aceite de oliva y nueva capa. Así sucesivamente hasta que colocamos otras 6 capas de pasta filo.

Precalentamos el horno a 180 grados. Introducimos el pastel y dejamos hasta que la parte superior queda dorada, lo que suele ocurrir a los 40 minutos más o menos.

Nota : es importante que prensemos el calabación rallado antes de incorporarle los huevos para eliminar el exceso de agua.

Se puede comer caliente, tibio o incluso frío. 

sábado, 27 de junio de 2015

Salsa Satay (salsa de cacahuetes, cocina oriental)

Los amantes de la cocina oriental pueden hacerse su propia salsa satay y emplearla a placer para acompañar recetas de carne o pescado. Se conserva bastante bien durante 3 ó 4 días en el frigorífico. Es muy fácil de hacer.

INGREDIENTES (4 personas) :

100 gramos de semillas de cacahuete peladas y sin sal
100 ml (medio vaso) de caldo de pollo
150 ml (3/4 de vaso) de leche de coco.
1 cucharada de pasta de curry rojo (o en su defecto, una cucharada de curry convencional)
El zumo de un limón (o de una lima)

En primer lugar pelamos los cacahuetes y los trituramos tanto como podamos. A continuación añadimos el resto de ingredientes y mezclamos bien.

Vertemos el líquido resultante en una cazuela y a fuego lento reducimos hasta obtener una salsa con la consistencia que deseemos (algo más densa que la mahonesa es lo habitual). 

Se sirve caliente y con muy poca cantidad convertirá un aburrido plato de carne, pollo o pescado en un viaje a Oriente.

jueves, 25 de junio de 2015

Sopa de sandía con queso fresco de cabra

Una refrescante sopa fría que se prepara en menos tiempo que el que dedicaréis a leer esta receta.

INGREDIENTES (4 personas) :

400 gramos de pulpa de sandía
4 tomates maduros rojos
8 cucharadas de queso de cabra (o queso blanco fresco)
El zumo de un limón
La ralladura de la piel del limón
Una cucharadita de vinagre de vino
Sal
Pimienta

opcional : añadir un pepino pequeño

Se pelan los tomates y se les quita las semillas. Se llevan todos los ingredientes a la batidora de vaso y se trituran hasta que quedan muy finos. Si veis que queda demasiado espesa se puede añadir un poco de agua bien fría.

Se lleva a la nevera y se deja enfriar al menos durante cuatro horas.

Se sirve bien fría sazonando al gusto con sal y pimienta. Se puede decorar con una rama de menta o bien con sandía hecha en cubitos o cubitos de queso de cabra. También se puede añadir hielo picado para hacerla todavía más fría.

Un sopa que quita la sed de golpe.

martes, 23 de junio de 2015

Flan de calabacín (receta para niños)

No se cuál es la razón exacta de que los niños acepten mejor las verduras cuando las camuflas en un flan. Tal vez sea por su aspecto, pero lo cierto es que antes se comerán la zanahoria, la calabaza o el calabacín si lo "construimos" como un flan que con su formato original. Las verduras cocinadas pierden algunas propiedades - la vitamina C es la más afectada - pero aún suponen un excelente aporte de minerales, vitaminas y fibra. Sólo con que el niño acompañe la comida con un zumo natural rico en vitamina C el aporte vitamínico será completo. 

INGREDIENTES (4 personas)

2 calabacines de tamaño medio/grande
2 huevos grandes (XL)
1 cebolla pequeña
1 diente de ajo
50 gramos de queso rallado cremoso
Dos cucharadas de nata para cocinar (o leche entera)
1 cucharada de harina blanca de trigo
Nuez moscada rallada (opcional)
Pimienta negra molida
Sal
Aceite virgen extra de oliva

Lavamos y rallamos los calabacines. Hay dos opciones : quitar la piel o bien dejarla. Lo normal sería dejarla pero a veces contiene pesticidas y para los más pequeños de la casa es mejor eliminarla. Con la piel quedará más verde y eso a lo mejor provoca un rechazo del niño, así que vosotros mismos.

Picamos la cebolla y el ajo, eliminando el germen verde de este último para que no repita. En una sartén vertemos un chorro generoso de aceite de oliva y en él rehogamos el calabacín rallado así como la cebolla y el ajo. Dejamos hacer 10 minutos para eliminar gran parte del agua del calabacín. Una vez hecho retiramos y reservamos.

En un bol mezclamos los huevos, la harina, la nata para cocinar, el queso rallado y añadimos el sofrito hecho anteriormente. Sazonamos ligeramente - cuidado, el queso suele ser bastante salado - y añadimos un pellizco de nada de nuez moscada (si os agrada el olor y el sabor, claro está).

Vertemos el resultado en un bol grande flan engrasado con mantequilla o bien en moldes individuales. Si el molde es de silicona no hace falta emplear mantequilla.

Precalentamos el horno a 190 grados e introducimos un recipiente con agua donde quepa el molde o moldes de los flanes (vamos, lo que es un baño maría de toda la vida). Cuando el agua está visiblemente caliente colocamos las flaneras y dejamos hacer durante media hora o hasta que al clavar un palillo en el centro salga completamente seco.

Servimos caliente y los niños - o no tan niños - lo devorarán.


lunes, 22 de junio de 2015

Pizza saludable para niños

A pesar de que la pizza puede parecer a más de uno comida basura la verdad es que bien hecha es uno de los alimentos más completo que podemos dar a nuestros hijos. Es atractiva a sus ojos y la mozzarella fundida convierte en comestible lo que para ellos son ingredientes que rechazarían en solitario. Además no debéis confundir la racanería en ingredientes de las pizzas comerciales con las que vosotros podéis confeccionar en casa. Con una sola pizza tomarán una buena ración de carbohidratos, verduras y proteínas. Si la acompañáis de un buen vaso de zumo natural será una comida completa.

INGREDIENTES (1 pizza individual) :

1 base de pizza integral pequeña/mediana
Medio vaso de tomate triturado
2 tomates rojos maduros 
50 gramos de champiñones en conserva cortados en láminas
50 gramos de queso mozzarella rallado
Un puñado de rúcula
1 huevo
Albahaca, perejil u orégano
Sal
Pimienta negra molida
Aceite virgen extra de oliva

En primer lugar extendemos sobre la base de pizza el tomate triturado.  Cortamos y pelamos los dos tomates maduros, les quitamos las semillas y los cortamos en dado pequeños. Colocamos los dados sobre el tomate triturado dejando un pequeño círculo en el centro.

Sobre el tomate en dados repartimos los champiñones laminados, respetando el círculo central. Repartimos el queso mozzarella por encima.

En el centro que hemos dejado libre de tomate en dados y champiñones rompemos un huevo. La clara y la yema quedarán centradas puesto que los mismos ingredientes impiden su "fuga".

Sazonamos la pizza con un poco de sal y pimienta negra recién molida.  Sazonamos de nuevo con sal y pimienta, además de añadir alguna hierba aromatizante (albahaca, orégano etc) y un poco de aceite de oliva rociado a ser posible con spray.

Precalentamos el horno a 220 grados e introducimos la pizza según lo que marque el fabricante de la base y vigilando que el huevo del centro quede sólido.

Se sirve caliente colocando la rúcula fresca y seca sobre el conjunto. Si no gusta la rúcula, podéis emplear brotes frescos de espinaca.

Una pizza para niños y para no tan niños. 

sábado, 20 de junio de 2015

Supremas de pescado marinadas con lima y miel

Para esta receta podéis emplear cualquier pescado blanco del cual se puedan obtener las supremas fácilmente y sin espinas. Los más recomendables son la perca, el lenguado, la tilapia etc.

INGREDIENTES (4 personas) :

4/8 supremas de pescado (filetes)
El zumo de una lima
La piel rallada de la lima
Una cucharada de miel
1 diente de ajo
Harina blanca de trigo
Pimienta negra molida
Sal
Aceite virgen extra de oliva


En primer lugar vamos a preparar el marinado.  En un recipiente colocamos las supremas bañándolas a continuación con el zumo de la lima, su ralladura, el diente de ajo bien picado, la miel, la sal y la pimienta negra. Las dejamos en el frigorífico durante al menos 4 horas.

Transcurrido el tiempo sacamos de la nevera y preparamos el rebozado. Se realiza mezclando harina, media cucharadita de pimienta negra y media de sal.  En esta mezcla rebozamos los filetes friéndolos a continuación en abundante aceite de oliva. Con unos tres minutos por cada lado será más que suficiente. 

Si en casa nadie os come pescado, con este marinado os lo pedirán cada semana.


jueves, 18 de junio de 2015

Galletas italianas de limón

Una receta muy popular en el país transalpino por su facilidad de realización y por su sabor, que es el mismo que morder un limón pero sin la acidez.

INGREDIENTES  (entre 12 y 20 galletas)

200 gramos de harina blanca
100 gramos de azúcar
75 gramos de mantequilla
1 huevo
La ralladura de la piel de 3 limones
Medio sobre de levadura química (o lo que indique el fabricante para 200 gramos de harina)

En primer lugar batimos el huevo con el azúcar hasta que esta última queda bien disuelta. Fundimos la mantequilla en el microondas y la añadimos a la mezcla anterior.

A continuación incorporamos la levadura química, la ralladura de la piel de los limones y la harina después de pasarla por un cedazo para que no haga grumos. Mezclamos bien hasta obtener una masa consistente. Formamos una bola y la cubrimos con un paño para llevarla a continuación al congelador. Esto lo hacemos para que se haga más firme. Dejamos la masa en el congelador durante 15 minutos.

Precalentamos el horno a 180 grados. Sacamos la masa del congelador y hacemos bolitas que quepan en la palma de la mano. Aplastamos ligeramente y colocamos en la bandeja del horno previamente cubierta por un papel de hornear.

En 15 minutos las galletas estarán listas. Se pueden comer templadas o dejarlas enfriar. Una galleta que los amantes del sabor a limón repetirán una y otra vez.

martes, 9 de junio de 2015

Arroz basmati al microondas

Con esta receta que he ensayado varias veces es posible obtener arroz cocido de una manera muy fácil y sencilla. El único tipo de arroz que me ha funcionado bien ha sido el basmati y los tiempos de cocción que indico se deben seguir a rajatabla. Es preciso que se utilice una cazuela especial de microondas que cuente con tapadera, pero es fácil de conseguir.

INGREDIENTES (4 personas) :

1 vaso (200 ml) de arroz basmati
1 cucharadita de mantequilla
1 vaso y medio (300 ml) de agua
1 pellizco de sal

Colocamos el arroz en la cazuela con la cucharada de mantequilla. Lo cocinamos tal cual en el microondas a máxima potencia durante 2 minutos exactos (para un microondas de 700 W).

Transcurrido el tiempo retiramos del microondas, removemos bien añadiendo a continuación los 300 ml de agua y el pellizco de sal.

Tapamos de nuevo, introducimos en el microondas y cocinamos durante 4 minutos. Volvemos a sacar, removemos bien, de nuevo tapar y otros 5 minutos de cocción.

El arroz sale perfecto y listo para comer. Lo podéis emplear como acompañamiento de platos con salsa o consumirlo con tomate y un huevo frito, una tortilla francesa, atún etc, etc.

domingo, 7 de junio de 2015

Lomo a la naranja

Una receta barata pero con una presencia impactante y un mejor sabor.

INGREDIENTES (4 personas) :

800 gramos de lomo de cerdo entero
Lonchas de bacon (según se necesiten)
1 vaso (200 ml) de vino de Oporto (o un Jerez seco, si se prefiere)
2 naranjas
2 limas
2 cucharadas de miel de azahar (preferiblemente, de otro tipo si no la encontráis)
Sal
Pimienta negra molida
Aceite virgen extra de oliva

Rallamos al completo la piel de las dos naranjas y las dos limas. Cortamos los cítricos por la mitad y extraemos el jugo. Mezclamos ralladuras y zumo con la miel.

En una sartén reducimos el vino a la mitad y entonces introducimos la mezcla anterior  hasta que queda una salsa bien homogénea.

En una sartén con fuego fuerte doramos por todos lados el trozo de lomo previamente bien salpimentado. A continuación, para que no se seque lo envolvemos completamente con bacon. Vertemos por encima la salsa, colocamos en una fuente que pueda ir al horno, cubrimos con papel de aluminio y llevamos al horno previamente precalentado a 200 grados. 

Mantenemos durante 20 minutos. En ese momento retiramos el papel de aluminio - mucho cuidado, saldrá vapor muy caliente - y volvemos a introducir de nuevo otros 20 minutos.

Se corta en rodajas en la mesa y cada loncha se riega con la salsa. Si os gusta la comida agridulce, seguro que esta receta la haréis más de una vez.

martes, 2 de junio de 2015

Pollo en leche de coco

Una receta oriental muy fácil de hacer.

INGREDIENTES (4 personas) :

4 muslos ó 4 cuartos de pollo
Medio litro de tomate triturado
Medio litro de leche de coco
1 cebolla morada grande tipo "Figueres"
1 diente de ajo
Comino
Cúrcuma
Pimienta negra molida
Sal
Aceite vegetal (canola, girasol, maíz etc)

En una cazuela - mejor si puede ir tanto al fuego como al horno - vertemos un chorro generoso de aceite y en él doramos a fuego medio el pollo al que previamente hemos retirado la piel (es la forma tradicional de cocinar el pollo en Oriente, pero si no queréis eliminar la piel no hay problema).

Doramos la carne por todos lados y retiramos. Añadimos entonces la cebolla rallada y el diente de ajo picado muy fino y sin el germen central.  Cuando la cebolla transparenta añadimos el tomate, salpimentamos, y dejamos hacer hasta que el sofrito toma cuerpo. Añadimos la cúrcuma y el comino al gusto (como mucho media cucharadita de cada).

Volvemos a introducir las piezas de pollo y llevamos al horno que hemos precalentado a 180 grados. Dejamos en el horno durante media hora y luego extraemos para verter la leche de coco, removiendo para que se mezcle bien. Volvemos a introducir en el horno y dejamos que se haga otros 15 minutos.

Se sirve generalmente acompañado de arroz blanco cocido. También podéis poner más leche de coco retirando tomate triturado o vice versa, según el color que deseéis dar al plato.