Busca tu receta

sábado, 31 de diciembre de 2016

Recetas de bebidas para esta Nochevieja

La cena de Fin de Año se presenta como un acontecimiento mundano, más sofisticado, que las cenas de navideñas de la semana anterior. La mesa se llena de productos más exquisitos y las recetas son más ligeras donde priman los sabores por encima de las cantidades.
Aquí os presento algunos cocktails, en este caso alcohólicos, con los que podéis organizar aperitivos o incluso entrantes dentro de este marco sofisticado.

Mojito



INGREDIENTES (4 personas)

Hojas de menta fresca (unas 10 por vaso)
3/4 de vaso (150 ml) de ron blanco
2 vasos (400 ml) de soda
8 cucharadas de azúcar blanco
2 limas
Cubitos de hielo

En primer lugar debemos emplear vasos de cristal resistentes. Esto se debe a que debemos majar la menta y la lima dentro del vaso, así que una copa de cristal fino no nos sirve.  En cada vaso debemos colocar 10 hojas de menta y una tajada de lima (un cuarto, más o menos). Con un mazo de mortero pequeño aplastamos la menta y la lima para que liberen el jugo.  Se añaden entonces dos tajadas más de lima, dos cucharadas de azúcar y majamos de nuevo. Llenamos el vaso de cubitos hasta arriba, se vierten dos cucharadas largas de ron blanco y el resto hasta arriba de soda. Se revuelve y decora con las cuatro tajadas de otra lima. El azúcar y el ron pueden variar según las "necesidades" de cada comensal.


Gin Tonic 



INGREDIENTES (4 personas):

16 cubitos de hielo
Un vaso largo (200 ml) de ginebra
2 vasos y medio (500 ml) de agua tónica
4 cucharadas de zumo de limón recién exprimido
Una lima

Colocamos cuatro cubitos de hielo en un vaso alto y estrecho. Vertemos la ginebra, la tónica y el zumo de limón. Se mezcla bien con una cuchara larga y se adorna con una tajada (un cuarto) de la lima.

Piña Colada



INGREDIENTES (4 personas) :

Un vaso (200 ml) de zumo de piña
Una vaso de leche de coco
Medio vaso de ron
4 cucharadas de azúcar blanco
8 cubitos de hielo

En una batidora de vaso que pueda triturar hielo (o una minipimer) combinad todos los ingredientes y se baten hasta que queda una mezcla suave. Se sirve inmediatamente.

Caipiriña



INGREDIENTES (4 personas)

La bebida nacional brasileña se realiza con cachaça (pronúciese cachassa), un alcohol que se obtiene de la caña de azúcar PERO QUE NO ES RON. La cachaça es insustituible, así que no empleéis ron en su lugar.

INGREDIENTES (4 personas) :

Un vaso y medio (300 ml) de cachaça
2 limas
4 cucharaditas de azúcar  blanco
Cubitos de hielo

En un vaso resistente incorporamos la mitad de una lima y una cucharadita de azúcar. Con una mano de mortero aplastamos la fruta y el azúcar y entonces se vierte algo menos de medio vaso de cachaça y cubitos de hielo hasta casi rebosar. Remover bien y servir.





Daiquiri :

Cóctel de origen cubano que cuentas con diferentes recetas. Esta que os ofrezco es la original sin ningún añadido posterior.

INGREDIENTES (un servicio) :

2 cucharadas de ron blanco (mejor si es cubano)
Zumo de media lima (o lo necesario para alcanzar 20 ml, es decir, una cucharada)
Una cucharada de azúcar blanco
Cubitos de hielo


Se agitan todos los ingredientes, incluido el hielo, en una coctelera. Se vierte en una copa de cóctel que esté fría con los cubitos o en ocasiones, más raramente, se filtra para que éstos no caigan en la misma.


Margarita :

Este cóctel, de origen mexicano, se realiza con tres ingredientes : tequila, triple sec y zumo de lima. Triple sec es un nombre genérico que engloba varios licores incoloros que se realizan destilando la piel de diversos tipos de naranja. Los triple sec más conocidos son el Cointreau, el Curaçao y el Grand Marnier. Así que para este cóctel podéis emplear cualquiera de los tres.
Este cóctel se ha hecho famoso por ser servido en copas de cóctel con el borde escarchado de sal. Gastronómicamente hablando no tiene ningún sentido, pero la gente lo espera como si fuera un ingrediente más. Para escarchar el borde lo que se hace es girar la copa y mojar el borde colocándola sobre un plato normal - no hondo - en donde hay zumo de limón o de lima. Luego se pasa la copa por otro plato con sal de manera que ésta se pega al borde.

INGREDIENTES (un servicio) :

7 cucharaditas de tequila
4 cucharaditas de triple sec 
3 cucharaditas de zumo de lima

Se agitan los tres ingredientes en una coctelera y se sirve en una copa de cóctel con el borde escarchado de sal.

Bloody Mary :

Mientras que los cócteles que hemos visto hasta ahora - excepto el Gin Tonic - se pueden considerar "tropicales", bien porque nacieron en lugares paradisíacos bien porque sus ingredientes son típicos de tales zonas, el Bloody Mary es un cóctel urbano, probablemente uno de los más famosos del Mundo.

INGREDIENTES  (1 servicio) :

2 cucharadas de vodka
4 cucharadas y media de zumo de tomate
Una pizca de sal y pimienta negra
3 gotas de salsa Worcestershire
3 gotas de salsa Tabasco
3 cucharaditas de zumo de lima


Como en el caso del margarita hay que escarchar el borde del vaso empleando zumo de lima y sal gorda. Otra característica de este cóctel es que se sirve en vasos rectos convencionales, no en copas de cóctel. Tampoco se agita, sino que se mezclan suavemente los ingredientes. La decoración del vaso se hace con verduras - pepinillos, lima - o con una gamba, pero también es habitual emplear una rama de apio que hace las veces de cuchara de mezcla.

Dry martini :

¿Queréis emular a James Bond y pedir martini dry agitado, no removido? Esta es vuestra oportunidad. Otro cóctel urbano, probablemente el más famoso de todo y no exento de polémica : los hay que lo prefieren agitado y otros removido, aunque se ha demostrado que las diferencias entre ambas preparaciones a nivel molecular son mínimas.

INGREDIENTES (1 servicio) :

2 cucharadas y media de ginebra (a veces se emplea vodka)
3 cucharaditas de vermú seco

Se mezclan los dos ingredientes con cubitos de hielo en un vaso de mezcla pero se vierte a la copa de cóctel enfriada sin el hielo. Se sirve adornado con una aceituna pinchada en un palillo.


Mimosa :



Se llena la copa típica de cava en dos terceras partes con cava brut, mientras que el tercio restante se llena con zumo de naranja recién exprimido. Se remueve y listo para servir bien frío.

Terciopelo negro :



En un vaso largo o copa de cerveza se llena la mitad con cerveza negra. A continuación se vierte lentamente cava brut llenando la otra mitad de la copa removiendo suavemente a continuación. Se sirve muy frío.

Cóctel de cava :



Un clásico que aparece en todos los manuales.
En una copa típica de cava se vierte un terrón de azúcar. Se vierte angostura hasta que se disuelve. A continuación se vierte una cucharada y media de brandy y se llena el resto de la copa con cava brut. Se remueve suavemente. Se sirve bien frío.


Bellini :



Cóctel inventado en el famoso Harry's bar de Venecia en 1934.

INGREDIENTES  (un servicio)

2 melocotones maduros, pelados, reducido a la mitad y sin hueso, o el equivalente utilizando melocotones enlatados en jugo natural
Cava

Colocar los melocotones en una licuadora y licuar hasta que quede suave. Vierte la mitad en las copas de champán - previamente refrigeradas -  y llena con champán lentamente, removiendo suavemente. Se sirve muy frío.



Cocción de las nécoras

Esta Nochevieja se van a consumir muchas nécoras. Hay muchas formas de degustarlas pero la más sencilla y la que recomiendo es simplemente cocerlas en abundante agua con sal (o mejor, con agua de mar).
El tiempo de cocción varía entre los 6 y los 8 minutos dependiendo del tamaño de la pieza.  La cantidad de agua a emplear debe ser la suficiente para que cubra las piezas. Si utilizáis agua de mar no hay problema, como mucho se puede añadir una hoja de laurel para mejorar el sabor, pero si es agua dulce entonces hay que incorporar tres cucharadas de sal por litro de agua (y de nuevo una hoja de laurel si queréis).
Si la nécora está viva debéis de introducir el crustáceo en agua fría para evitar que se rompan las patas y contar 6-8 minutos desde el momento en que el agua rompe a hervir. Si la nécora está muerta se puede introducir el animal en el agua cuando ésta ya hierve y contar el tiempo desde el momento en que rompe a hervir de nuevo.
Como en otros crustáceos, la nécora hembra es más sabrosa y contiene más carne. Se diferencian por la forma trasera del caparazón, triangular para los machos y redonda para las hembras.

Lubina al papillote

INGREDIENTES (4 personas) :

1 lubina de 1 Kg como mínimo (o dos, si son pequeñas)
Varias ramitas de romero
El zumo de una lima
2 cucharadas de mantequilla
Sal
Pimienta
Salsa tártara
Aceite virgen extra de oliva

Limpiamos y evisceramos el pescado, retirando la cabeza y la cola.
Se coloca el pescado sobre un papel de hornear o de aluminio, lo que más fácil consigáis. Metemos la mantequilla en el microondas unos segundos para dejarla a punto pomada. Con ella y la ayuda de una brocha pintamos el pescado.
Se salpimenta por dentro y por fuera y se le rocía con zumo de la lima y el aceite de oliva. Embutimos en la parte central del pez las ramitas de romero.
Cerramos el envoltorio y precalentamos el horno a 200 grados. Se hornea durante diez minutos.
Transcurrido el tiempo se saca la lubina del horno y con cuidado - puede estar muy caliente - se abre el envoltorio. Se tira con cuidado de la piel para desprenderla.
Se coloca el pescado en una fuente y se unta por fuera con la salsa tártara. Si no tenéis salsa tártara simplemente trituráis a la vez una docena de alcaparras, dos pepinillos en vinagre grandes y un pote pequeño de mahonesa.
Una receta elegante, fácil de hacer y económica siempre y cuando compréis lubinas de piscifactoria.

Flan de frutos rojos

Una receta muy fácil de hacer y por encima de todo muy sabrosa.

INGREDIENTES (4 personas) :

1 litro de leche
400 gramos de frutos del bosque (arándanos, frambuesas, fresas etc)
50 gramos de harina de trigo
50 gramos de maizena
100 gramos de azúcar
1 palo de vainilla
3 huevos
1 hoja de pasta quebrada (la que no sube)

En primer lugar precalentamos el horno a 180 grados para poder meter la masa en cuanto esté lista.

En una cazuela calentamos la leche con el palo de vainilla. Cuando empieza a hervir retiramos del fuego y reservamos. Dejamos hasta que quede templada.

En un bol batimos el azúcar con los huevos y a continuación añadimos la harina y la maizena. No dejéis grumos, es importante.

A continuación incorporamos a la cazuela donde hemos hervido la leche la mezcla de huevos, azúcar y harinas, llevamos al fuego medio y con las varillas batimos hasta que empiece a espesar.

Rebozamos la fruta con harina de trigo y la introducimos en la mezcla. Removemos bien y retiramos del fuego.

Forramos un molde circular - el típico de pastel - con la pasta quebrada y a continuación vertemos la masa. Llevamos al horno durante 40 minutos.

Transcurrido el tiempo extraemos del horno, dejamos enfriar a temperatura ambiente y llevamos al frigorífico al menos durante una noche (8 horas). 

Al día siguiente tendremos un flan con un sabor impresionante y muy firme. El hecho de emplear pasta quebrada se hace necesario para que el flan no se rompa ya que los frutos, a menos que los cortemos en trozos muy pequeños, quitan solidez al conjunto.

Glögi

Suomi -  el nombre de Finlandia en lengua finesa - está llena de tradiciones referidas a la Navidad. Una de las más populares es el Glögi, una bebida realizada con mosto de uva negra o vino tinto que se calienta y especia al gusto.  Esta bebida tiene un lógico origen en Alemana, donde se denomina glühwein, ya que es el último país norteño que posee vides y para los nórdicos es el equivalente del ponche de huevo tradicional en los Estados Unidos.
En esta receta vamos a emplear mosto de uva negra pero a menudo se emplea vino e incluso se añade un poco de vodka para hacerlo más "caliente". Os doy una receta de las muchas que hay. En este caso no se emplea azúcar porque el mosto ya es muy dulce por si mismo. Si empleáis vino, como el azúcar del mismo se ha consumido por la levadura durante la fermentación, es necesario endulzar al gusto del consumidor.

INGREDIENTES:

1 litro de mosto de uva negra
piel de naranja (sin la parte blanca que amarga)
1 palo de canela
6 clavos de olor
4 vainas de cardamomo
Un pellizco de pimienta de Jamaica

opcional :

Almendras
Pasas sin hueso

En una cazuela vertemos todos los ingredientes (escepto los opcionales) y llevamos a ebullición en una cazuela cubierta . Una vez hierve, bajamos el fuego de manera que al levantar la tapa cesa la ebullición. Así lo matenemos 10 minutos. Luego lo colamos y se sirve templado o a temperatura ambiente.
Si empleáis vino se puede hacer igual pero debéis añadir al menos tres cucharadas de azúcar. Algunos prefieren preparar el Gögli por maceración, sobretodo si no quieren perder graduación alcohólica : se dejan todos los ingredientes en una cazuela a temperatura ambiente durante 24 horas y ya tenemos Gögli. Como esta espera a veces se encuentra "lenta" se tiende a hacer con vino y por ebullición para luego añadir vodka y así recuperar la graduación alcohólica.
Como en otras bebidas tradicionales, cada casa tiene su receta y su secreto.

Al servir se suele añadir una cucharadita de pasas y otra de almendras. Es una bebida, que incluso en su versión no alcohólica, realmente te permite salir al frío invierno finlandés vestido sólo con una camiseta de tirantes.




Spaghetti allo scoglio

INGREDIENTES (4 personas)

300 gramos de espaguetis
Marisco variado (al menos 400 gramos de mejillones y unos 200 gramos de langostino o gambas, aunque también se pueden añadir cigalas, navajas, calamares, almejas etc)
200 gramos de tomates cherry
2 dientes de ajo
Vino blanco
4 cucharadas de perejil picado
Sal
Pimienta negra molida
1 guindilla picante (opcional)
Aceite virgen extra de oliva

Imaginemos que vamos a emplear sólamente mejillones y langostinos. En ambos casos vamos a emplearlos con la cáscara, no las versiones "peladas".
En primer lugar lavamos bien los mejillones y los introducimos en una olla con un chorro de aceite y medio vaso de vino que taparemos y llevaremos al fuego para que los moluscos se abran. Cuando esto haya ocurrido - desechad los que no se hallan abierto - los espolvoreáis con sal, pimienta negra y una cucharadita de perejil picado. Sobretodo no desechéis el caldo de la cocción puesto que lo utilizaremos más adelante.
En una sartén con un buen chorro de aceite de oliva picamos y freímos un diente de ajo. Incorporamos los langostinos y medio vaso de vino blanco, dejándolo a fuego medio hasta que se tornan rojos (tardan unos pocos minutos). Sacamos los langostinos y los pelamos, reservando las cáscaras y las cabezas. La carne de nuevo la espolvoreamos con sal, pimienta y una cucharadita de perejil picado. En este caso tampoco desecharemos el caldo resultante.
Ahora vamos a freír los tomates cherry. Para ello picamos el otro diente de ajo y lo freímos en un buen chorro de aceite de oliva en una cazuela lo suficientemente grande para que quepan los espaguetis y los mariscos. Cortamos los tomates cherry por la mitad y los freímos en este aceite, sin retirar el ajo, hasta que ablanden.
Ahora vamos a cocer la pasta según las indicaciones del fabricante para obtener el espagueti al dente. Si indica 8 minutos, los coceremos durante 5 porque el resto se hará en la cazuela donde hemos frito los tomates. Pues lo dicho, a los cinco minutos los sacamos y los vertemos en la cazuela donde están los tomates y los revolvemos bien. 
Mientras se hacían los espaguetis hemos cogido el caldo de los mejillones, el caldo resultante de freír los langostinos y los mezclamos. Añadimos las cáscaras de los langostinos y un poco de agua. Damos un hervor y lo pasamos todo por la batidora eléctrica. Filtramos, rectificamos la sal, e incorporamos este fumet a la cazuela de los espaguetis y los tomates. Dejamos hacer hasta que el caldo se evapora, pero nunca más de cinco minutos. 
El plato se sirve mezclando la pasta con los mejillones y la carne de los langostinos y espolvoreando con perejil y pimienta negra. Si los queremos hacer muy picantes lo mejor es añadir al sofrito de tomates cherry una guindilla roja picada.

Cangrejos de río con salsa picante

INGREDIENTES (4/6 personas) :

2 Kg de cangrejos de río
6 tomates maduros rojos grandes
4 dientes de ajo
2 hojas de laurel
4 clavos de olor
2 guindillas picantes
Medio vaso de cognac
1 cerveza (330 ml)
Perejil picado
Sal 
Pimienta negra recién molida
Aceite virgen extra de oliva

En una olla grande vertemos 3 ó 4 litros de agua, una cerveza, un puñado de sal y las hojas de laurel. Cuando arranca a hervir introducimos los cangrejos y cubrimos la olla para que se cuezan alrededor de 5 minutos.

Mientra se hacen los cangrejos, en una cazuela de barro a ser posible, vertemos un chorro generoso de aceite de oliva y freímos los ajos laminados, los clavos de olor y las guindillas picantes. Cuando los ajos están dorados incorporamos los tomates sin piel ni semillas y muy troceados. Removemos bien y dejamos hacer hasta que el tomate suelte el agua. Entonces añadimos el medio vaso de cognac y dejamos que reduzca a la mitad. Para entonces los cangrejos ya estarán hechos. Los sacamos de la olla, los escurrimos e incorporamos en la cazuela de barro.  Removemos bien dejando un par de minutos para que se impregnen del sabor. Espolvoreamos abundante pimienta negra y perejil picado y listos para comer.




Jambalaya de pollo

No es el nombre de una atracción de Port Aventura, aunque lo parezca. Se trata de un plato típico de la cocina cajún que como sabéis procede del sur de los Estados Unidos, es directa heredera de la cocina francesa y la importada por los esclavos africanos y se caracteriza por el empleo masivo de picante, aunque desde luego hay excepciones. El Jambalaya no es una de ellas, ya que es picante a morir. La palabra Jambalaya se puede descomponer en Jamba ala ya, donde Jamba procedería del francés Jambon (jamón), "a la" sería también francés mientras que "ya" es arroz en algunos idiomas africanos. Es decir, Jamón al arroz.

Como sabéis añadir picante en las comidas es lógico en países muy calurosos. El picante obliga a sudar y ello ayuda a refrescar por simple evaporación. Si no queréis que la Jambalaya pique tanto, reducid los niveles de pimienta y emplead chorizo dulce.

INGREDIENTES (4 personas) :

1 pollo de 1 Kg cortado como si fuera a hacerse al ajillo
400 gramos de arroz
200 gramos de tocino ahumado o jamón en taquitos (al gusto)
1 chorizo picante
1 cebolla morada tipo "Figueres"
2 latas pequeñas de pimientos morrones
Una lata mediana de tomate triturado (200 gramos)
1 litro de caldo de pollo
2 tallos de apio
2 dientes de ajo
1 hoja de laurel
1 hoja de salvia
1 ramita de tomillo
1 cucharadita de pimienta de Cayena  (al gusto, tanta como queráis)
Sal
Aceite virgen extra de oliva


En una cazuela de fondo grueso freímos en su propia grasa el tocino cortado en trocitos y el chorizo cortado en rodajas durante unos cinco minutos. Los retiramos y reservamos. Añadimos entonces un chorro generoso de aceite de oliva y doramos entonces el pollo por todos lados. Retiramos y reservamos.

En el mismo aceite añadimos la cebolla y los dientes de ajo picados, el apio cortado en rodajas, el pimiento morrón cortado en cubos y la pimienta. Cocinamos durante unos cinco minutos y entonces añadimos el pollo, el tocino, el chorizo, los tomates pelados y las hierbas aromáticas. Vertemos el caldo y llevamos a ebullición. En ese momento se añade el arroz y se deja cocer a fuego fuerte durante unos 5 minutos.  

Mientras precalentamos el horno a 180 grados y transcurridos los 5 minutos de cocción introducimos la olla tapada durante 40 minutos, de manera que quede ligeramente caldoso. 

Para los amantes del picante, un auténtico festín.

Tarrina de pollo con arroz y salsa de nueces

Una receta muy suave y cardiosalusable que podéis utilizar en cualquier comida navideña como un entrante suave.

INGREDIENTES (4 personas) :

4 muslos de pollo
250 gramos de arroz basmati
Sal
Aceite virgen extra de oliva
Pimentón (opcional)


Para la salsa :

2 rebanadas grandes de pan (tipo payés) sin bordes
2 vasos de nueces (sin la cáscara)
3 vasos de caldo de pollo (600 ml)
2 cucharadas de mantequilla
8-10 dientes de ajo, majados
2 cucharaditas de cilantro en polvo
Media cucharadita de sal


En una sartén con un poco de aceite de oliva hacemos los muslos de pollo sazonados hasta que están bien hechas. Les retiramos la carne, limpiamos de piel, nervios, grasas y huesecillos y reservamos.

Para hacer la salsa majamos las rebanadas de pan, las nueces y los dientes de ajo en un mortero. Llevamos a una cazuela, mezclamos con el resto de ingrediente y el caldo de pollo y a fuego lento lo vamos moviendo hasta que espesa como un jarabe.

Mientras cocemos el arroz basmati con un poco de sal.

Ahora vamos a montar el molde. Elegimos uno redondo un poco hondo, a ser posible individual para cada comensal. En el fondo ponemos el pollo. A continuación el arroz cocido. Damos la vuelta y caerá sin problemas el pastel. Sobre el pastel vertemos salsa, aunque dispondremos más salsa en una salsera a disposición de los comensales. Se suele servir espolvoreado por encima pimentón dulce, aunque esto es opcional.





Sopa china de pollo

Una sopa de pollo muy adecuada para los días fríos. 

INGREDIENTES (4 personas) :

400 gramos de pechuga de pollo
100 gramos de setas shiitake o bien champiñones
50 gramos de fideos chinos de soja (o fideos cabello de ángel, si no encontráis los primeros)
2 huevos
1 zanahoria
1 puerro
1 diente de ajo
Media cebolla
4 cucharadas de salsa de soja
2 cucharadas de salsa nuoc cham*
1 cucharada de azúcar morena
2 cubos de concentrado de caldo de pollo
Jengibre
Cilantro
Sal
Pimienta
Aceite de sésamo (o de girasol)

* el nuoc cham es una salsa muy típica de la cocina vietnamita. Si no disponéis de la misma o no la encontráis por ningún lado no os preocupéis, es prescindible.

Pelamos y rallamos la zanahoria y el diente de ajo, para a continuación cortar en juliana el puerro, la cebolla y las setas. En una cazuela a fuego medio con un chorro de aceite de girasol agregamos las verduras, los dos cubos de caldo de pollo, la salsa de soja (y el nuoc cham si tenéis) y la cucharada de azúcar. Mezclamos bien.

Añadimos las pechugas de pollo cortadas finamente hasta que se doran y añadimos una pizca de jengibre.

A continuación vertemos 2 litros de agua embotellada. Cubrimos la cazuela y dejamos hacer a fuego medio-lento durante cuarente minutos. Añadimos sal y pimienta.

Transcurrido el tiempo añadimos un poco de cilantro picado y los fideos, que se harán aproximadamente en unos 5 minutos. En ese momento añadimos los dos huevos batidos y removemos para que se mezclen bien con el resto de ingredientes. Rectificamos de sal y pimienta y directo al plato, bien caliente.

Una sopa muy nutritiva y capaz de levantar a un muerto. Si la queréis comer como los chinos hacen, se toman las verduras y el pollo con palillos para a continuación beber el caldo resultante fideos incluidos. Nada de cucharas (aunque éstas existen en la cocina china, sin duda).





viernes, 30 de diciembre de 2016

Tartaleta de arándanos

Un postre que se prepara en 5 minutos y que no requiere siquiera cocinar.

INGREDIENTES (8 personas) :

8 tartaletas grandes
300 gramos de queso fresco (tipo Burgos) o mejor mascarpone
6 cucharadas de azúcar glass
12 arándanos por tartaleta, dependiendo del tamaño de la tartaleta (se pueden comprar congeladas, son más baratas)

Mezclamos el azúcar glass con el queso hasta que queda bien disuelto. Con la masa resultante llenamos la manga pastelera y se reparte de forma equitativa por las tartaletas. Se colocan los arándanos encima y postre solucionado.

Si los arándanos son un poco ácidos, espolvoread por encima otro poco de azúcar glass.

Menú de Nochevieja sencillo

Entrante


Aguacates rellenos de atún




INGREDIENTES (4 personas) :

4 aguacates grande
200 gramos de atún en lata
3 tomates
2 limones
1 diente de ajo
1 cebolla fresca grande
Cilantro (rama)
Salsa tabasco
Sal
Pimienta
Aceite virgen extra de oliva

En primer lugar debemos quitar todo el aceite que contiene el atún en lata. Abrimos un poco la lata y lo volteamos sobre un vaso. Hay que dejarlo escurrir al menos media hora hasta que no quede nada de aceite.

Mientras cortamos los aguacates por la mitad y retiramos las semillas. Exprimimos el jugo de un limón y mojamos la carne de los aguacates para que no se oscurezca. Con una cuchara retiramos la carne de la fruta y la mezclamos con la cebolla rallada, el diente de ajo muy picado,  un cuarto de una cucharadita de sal, pimienta negra molida, un chorrito de aceite y unas gotas de tabasco. Se vierte además el jugo del otro limón. 
A continuación añadimos el atún muy desmenuzado, mezclando bien.
Con la pasta obtenida vamos rellenando las mitades de los aguacates que habíamos previamente vaciado y los adornamos con media rodaja de tomate y el cilantro en rama.

Adicionalmente colocamos zumo de limón y aceite de oliva para que el comensal se lo sazone al gusto.

Primer plato principal


Supremas de pescado marinadas con lima y miel




INGREDIENTES (4 personas) :

4/8 supremas de pescado (filetes)
El zumo de una lima
La piel rallada de la lima
Una cucharada de miel
1 diente de ajo
Harina blanca de trigo
Pimienta negra molida
Sal
Aceite virgen extra de oliva


En primer lugar vamos a preparar el marinado.  En un recipiente colocamos las supremas bañándolas a continuación con el zumo de la lima, su ralladura, el diente de ajo bien picado, la miel, la sal y la pimienta negra. Las dejamos en el frigorífico durante al menos 4 horas.

Transcurrido el tiempo sacamos de la nevera y preparamos el rebozado. Se realiza mezclando harina, media cucharadita de pimienta negra y media de sal.  En esta mezcla rebozamos los filetes friéndolos a continuación en abundante aceite de oliva. Con unos tres minutos por cada lado será más que suficiente. 

Segundo plato principal

Manos de cordero picantes




INGREDIENTES (4 personas)

3 Kg de manos de cordero
1 guindilla picante
1 cucharada de pimentón picante
3 dientes de ajo
Sal
Aceite virgen extra de oliva


En primer lugar se deben limpiar las manos muy bien para que estén libres de pelo, si es necesario chamuscándolas. Las introducimos en una cazuela y las llenamos con agua sin llegar a cubrirlas y un buen puñado de sal.  Las tapamos y dejamos cocer unas tres horas. Si el agua baja, añadimos lo suficiente para compensar la pérdida.

Se puede acelerar el proceso utilizando una olla a presión.

Cuando las manos están bien cocidas las retiramos del fuego y reservamos el agua.

En una cazuela de barro con un chorro generoso de aceite freímos los tres ajos majados y cuando empiezan a tomar color añadimos la cucharada de pimentón picante. Seguidamente incorporamos las manitas y el agua de la cocción, además de la guindilla también majada. Dejamos cocer durante media hora más y ya están listas para ser consumidas.


Postre


Higos en jarabe




INGREDIENTES (4 personas) :

Un vaso y medio de higos secos cortados en trozos
Medio vaso de agua
2 cucharadas de azúcar
Una cucharadita de extracto de vainilla
Media cucharadita de canela en polvo
Una cucharadita de ralladura de piel de naranja
El zumo de una naranja pequeña

En una cazuela mezclamos el azúcar, el agua, el extracto de vainilla, la canela y la ralladura de la piel de naranja además del zumo. Llevamos a ebullición sin dejar de remover y cuando esto ocurra bajamos el fuego y agregamos los higos cortados en trozos. Cocinamos hasta que el jarabe espesa y los higos estén blandos. Se sirven a temperatura ambiente o ligeramente fríos (colocar en la parte alta del frigorífico un máximo de dos horas y luego sacar cuando se empieza a comer para que a la hora del postre no esté demasiado frío).

Pastel de calabaza

La calabaza se suele asociar con los meses correspondientes al otoño pero lo cierto es que se puede degustar a lo largo de todo el año. Lo malo es que realmente hay pocas recetas españolas que la empleen. Hoy os voy a dar una que os sorprenderá por su sabor y por lo fácil que es de hacer. Se puede comer tibia o bien fría. Ya que estamos en verano, optaremos por meterla en el frigorífico.

INGREDIENTES

Una o dos hojas de pasta quebrada o brisa (la que no sube)
Una calabaza de 1Kg de peso, aproximadamente
250 gramos de queso de Burgos, requesón, mató o cualquier otro tipo fresco
2 huevos
50 gramos de queso manchego o cualquier otro semicurado

Cortar la calabaza, pelarla y sacar todos los filamentos y semillas dejando sólo la carne. En un pote con agua justo para cubrir la hervimos hasta que se ablanda.
Una vez está blanda la añadimos al pote de la batidora de vaso o bien al pote del brazo con el resto de ingredientes.
Trituramos hasta que queda una masa muy fina.

Nos hacemos con un molde de aluminio de unos 24 cm de diámetro de los que se emplean para hornear pasteles. Colocamos en primer lugar una hoja de papel para hornear - para que sea más fácil de sacar - y encima la masa quebrada haciendo la forma del molde. 
Vertemos la masa sobre la pasta quebrada y metemos al horno a 180 grados, centro y calor en ambos lados,  durante media hora o hasta que la superficie empieza a dorarse.

Extraemos del horno, la dejamos enfriar y metemos en el frigorífico hasta que esté bien fría. A los niños les encanta y al no llevar azúcar además cuidamos su salud.



Tarta de queso

Seguro que la habéis comido en algún restaurante o incluso la habéis preparado en casa con la ayuda de unos preparados que se encuentran en casi todos los supermercados. Pues ahora podéis aprender a preparara una tarta de queso sobre una base de galleta de forma rápida y sencilla. De hecho tardaréis más tiempo en juntar los ingredientes que en prepararla.

INGREDIENTES :

250 gramos de queso cremoso*
250 gramos de azúcar
4 huevos
2 cucharadas rasas de harina blanca
1 vaso (200 ml) de nata líquida para cocinar
Medio vaso (100 ml) de leche entera
50 gramos de azúcar vainillado
Una docena de galletas "maría"
2 cucharadas de mantequilla sin sal
Molde de aluminio desechable de unos 18/20 cm.
Opcional : mermelada de fresa

* como queso se pueden utilizar varios. Los más populares son el "Philadelphia", el Quark de Danone, el brie y hasta los quesitos de La Vaca que Rie o el Caserio.

En primer lugar vamos a crear una base de galleta para nuestra tarta. Para ello desmenuzamos las galletas y las mezclamos con la mantequilla a punto de pomada. Obtenemos una masa que extendemos por toda la base del molde de aluminio de manera que quede de un espesor regular.
Ahora vamos a mezclar el resto de ingredientes. No hay que hacerlo de forma de concienzuda, sino simplemente que queden "revueltos". Si lo hacéis de manera muy metódica al hornearlo la superficie se romperá.
Ahora vertemos la masa semi-líquida sobre la base de galleta. Precalentamos el horno a 180 grados e introducimos durante una hora. Atención ahora. Para conseguir una tarta de queso homogénea, sin fisuras ni roturas, al finalizar el horneado la dejaremos en el horno SIN ABRIR LA PUERTA. Debe permanecer así un mínimo de 5 horas, así que lo mejor es dejarla toda la noche. Por la mañana se saca y se enfría en la nevera. Se puede decorar con una capa fina de mermelada de fresa sobre la superficie.

Los niños se vuelven locos con esta tarta.

Por qué los españoles tomamos uvas en Nochevieja

Cuenta la Historia que los productores de uva del Levante y Murcia llegaron a Diciembre de 1909 sin saber qué hacer con el excedente de producción. De repente uno o varios de ellos tuvieron la ocurrencia de instaurar la extraña costumbre de celebrar cada campanada que daba paso al siguiente año tomando una uva. Bien, esta historia es falsa. Al menos en parte. En realidad la costumbre se inició hacia el 1880 cuando grupos de jóvenes madrileños acudían a celebrar el Fin de Año a la Puerta del Sol tomando uva y bebiendo alcohol para reirse de la costumbre de la burguesía de tomar la misma fruta y beber champán con el mismo propósito. Parece ser que la "broma" cuajó y ya a finales del siglo XIX los periódicos de la capital criticaban esta forma de celebración por considerarla importada de Francia. Y ahora sí, en 1909 los productores de uva del Levante español decidieron arraigar y extender la costumbre con objeto de deshacerse del exceso de producción. En la actualidad es difícil que ningún hogar español haga esta travesía temporal sin su racimo de uvas, su cava o champán y los atragantamientos pertinentes. ¡ Feliz 2017 !

Sugerencia de menú de Nochevieja "a la francesa"

Primer entrante 


Lyonessas saladas



Aunque pueda parecer un entrante complicado de realizar en realidad es muy fácil de hacer. Además permite muchos rellenos diferentes : salmón, foie grass, paté de hierbas, queso etc. Así que en realidad se trata de hacer la llamada pasta choux - la empleada para las lyonesas y profiteroles - y rellenarla como gustéis. Seguro que no defraudáis a vuestros invitados.



INGREDIENTES (6/8 personas) :

Para la pasta choux :

150 gramos de harina
100 gramos de mantequilla
4 huevos
1 huevo (para pintar la pasta)
250 ml de agua
1 pellizco de sal

Para los rellenos (a modo de sugerencia) :

Salmón ahumado
Queso fresco con nueces
Foie grass
Olivada (pasta de aceitunas)

En una cazuela a fuego medio vertemos el agua e incorporamos la mantequilla cortada en pequeños trozos. además del pellizco de sal. Removemos bien para que la mantequilla se funda. Al primer burbujeo que indique que se inicia la ebullición deberemos retirar la cazuela del fuego. 

Incorporamos inmediatamente la harina de golpe - previamente tamizada - y removemos enérgicamente con una espátula de madera (obligatorio que sea de madera). Cuando la mezcla es homogénua devolvemos la cazuela al fuego - lo más bajo posible - y removemos bien hasta que se forma una bola alrededor de la cuchara totalmente desprendida de las paredes de la cazuela. Cuando esto ocurra retiramos del fuego de forma definitiva.



Pasamos la bola a un bol y añadimos un huevo. Trabajamos la masa con la espátula hasta que el huevo quede bien integrado y a continuación hacemos lo mismo con el segundo huevo y así sucesivamente hasta incorporar los cuatro huevos en la masa. 

Es el momento de meter la masa en una manga pastelera. Mientras precalentamos el horno a 250 grados, forramos la bandeja del horno con papel de hornear y hacemos pequeñas bolas del tamaño de una nuez suficientemente distanciadas entre si. Las pintamos con la yema de otro huevo para que queden doradas y directas al horno durante 12 minutos.

Transcurrido el tiempo extraemos del horno, las dejamos enfriar y con un cuchillo fino las dividimos por la mitad (o las dejáis unidas por un extremo).



Es el momento de rellenarlas con los productos que queráis. Las guardáis en el frigorífico y os aguantarán un par o tres de días, así que podéis prepararlas con anterioridad y aligerar la carga de trabajo durante el  fin de año.



Segundo entrante


Carpaccio de Burrata o Mozzarella




La burrata es una especie de queso fresco italiano de sabor parecido a la mantequilla (de ahí el nombre de burrata, derivado de "burro", que es mantequilla en italiano). Si no podéis encontrar burrata utilizad mozzarella

INGREDIENTES (6/8 personas) :

2 bolas Burrata (si no encontráis, utilizad mozzarella)
aceite de oliva virgen extra
vinagre balsámico de Módena
albahaca, en cantidades muy pequeñas y muy finamente picado
pimienta recién molida
sal marina

Corta en láminas muy finas la burrata, depositando las mismas directamente en los platos que serán servidos a los comensales.

Rociad con aceite de oliva y unas gotas de vinagre balsámico.

Espolvorear con la albahaca.

Dar algunas vueltas al molino de pimienta y espolvorear con sal.


Lo ideal es servir inmediatamente pero si es necesario preparar este plato con antelación, cubrid con papel plástico y coloca en el refrigerador, pero no más de 2 horas.

Llevarlo a temperatura ambiente 10 minutos antes de servir.

Primer plato principal


Gambas al azafrán



INGREDIENTES (6/8 personas)

2 Kg de gambas peladas
100 ml de nata para cocinar
Media cucharadita de azafrán en polvo
Sal
Pimienta
Aceite virgen extra de oliva

En una sartén con un par de cucharadas de aceite salteamos las gambas previamente salpimentadas hasta que empiezan a tomar color. A continuación vertemos la nata y removemos bien, dejando hacer durante un par de minutos. A continuación añadimos el azafrán y después de remover enérgicamente durante unos segundos ya están listas para consumir. En total esta receta no debería llevar más de 5 ó 6 minutos a lo sumo.

Segundo Plato princial


Redondo de cerdo con champiñones



INGREDIENTES  (4/6 personas):

Redondo de lomo de cerdo, de aproximadamente 1 Kg 
Medio kilo de champiñones
1 cebolla morada grande
Caldo de carne
Aceite virgen extra de oliva
Sal
Pimienta blanca
2 cucharadas de salsa de tomate

En primer lugar vamos a lavar y laminar los champiñones, vigilando que no quede nada de tierra. Si es necesario dejarlos en remojo, aún sin laminar, al menos 1 hora. Mientras, en una cazuela plana de barro, calentamos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. Colocamos el redondo de lomo que estará a temperatura ambiente y a fuego muy vivo lo doramos bien por todos lados, hasta casi ennegrecerlo, aunque eso sí, de forma breve para que el interior quede crudo. De esta forma "sellamos" el redondo para facilitar su posterior horneado. No se os ocurra pinchar la carne ya que los jugos saldrían y la carne quedaría dura. Dejamos reposar la pieza durante una hora apartada del fuego. A continuación horneamos la carne a 180 grados durante media hora.
Ahora vamos a cortar la carne en rodajas. Os recomiendo hacerlo en medallones anchos de un centímetro al menos. Observaréis que el corazón de la carne está crudo todavía, lo cual es deseable. Ahora, en la misma cazuela de barro donde hemos sellado la carne hacemos un sofrito con la cebolla muy picada y las dos cucharadas de salsa de tomate. Cuando el sofrito está hecho hacemos una capa de láminas de champiñones que cubrimos a su vez con medallones de lomo. A su vez los cubrimos de otra capa de champiñones. Echamos caldo de carne justo hasta cubrir todos los ingredientes y ponemos a fuego bajo hasta que reduce. Lo ideal es que el centro quede siempre muy poco hecho. No se puede remover la cazuela para evitar la rotura de los ingredientes, así que si queréis evitar que se pegue se debe hacer un movimiento circular como mucho.
Para condimentar se emplea media cucharada de pimienta blanca y, atención, la sal debe suministrarse de acuerdo a la sal aportada por el caldo. Si el caldo de carne lo hacéis vosotros no habrá problema pero los caldos en pastilla o ya reconstituidos suelen llevar muchísima sal, por lo que no recomiendo añadirle.

Postre


Isla Flotante





INGREDIENTES (6/8 personas) :

1 litro de leche
12 huevos
1 Kg de azúcar
Esencia de vainilla o en rama
1 pizca de sal

En primer lugar haremos la crema. Calentaremos la leche. Batiremos las yemas con 200 gramos azúcar, incorporando a continuación la leche caliente y la vainilla. Removemos durante unos 10 minutos sin dejar jamás que hierva. Retirar y dejar enfriar.

Ahora batiremos las claras que hemos separado con los 400 gramos de azúcar y la pizca de sal hasta el punto de nieve. Prepararemos un caramelo con 400 gramos de azúcar y un vaso de agua. Con el caramelo aún caliente bañaremos el interior de una flanera. Ahora pondremos las claras batidas en la flanera intentando que no quede nada de aire. A continuación pondremos la flanera al baño maría en el horno durante unos 45 minutos (o hasta que al tacto no se muestre pegajoso) a 180 grados. Sacamos y desmoldamos. Enfriamos en la nevera.

Cuando la crema y el merengue estén frios procederemos a montar el plato. Se llama isla flotante porque hacemos que el merengue, que es muy ligero, flote sobre la crema. Por tanto como mínimo utilizaremos un plato de sopa que llenaremos en sus 3/4 partes con crema. Luego cortaremos un trozo de merengue y lo pondremos en el centro. Se puede adornar con virutas de chocolate si se desea.

Tronco de salmón y aguacate

Si queréis una preparación sofisticada para la cena de Nochevieja esta es vuestra receta. Un tronco de salmón relleno de aguacate que sorprenderá a vuestros invitados.

INGREDIENTES (6/8 invitados)

500 g de salmón ahumado cortado en lonchas finas:
2 ó 3 aguacates (se precisan 300 gramos de carne)
9 gramos de gelatina en polvo (o 6 hojas de gelatina)
200 ml de nata líquida para cocinar
1 limón 
6 gotas de tabasco
Sal
Eneldo picado
Rodajas de limón para decorar

En primer lugar rehidrataremos la gelatina en un poco de agua fría. Cuando está blanda - en el caso de que utilicéis hojas - o disuelta la introducís en un cuarto de vaso - 50ml -  con agua caliente (no hirviendo) para que se disuelva completamente. Reservamos.

Pelamos los aguacates y con un tenedor hacemos puré con la carne. Mezclamos inmediatamente con el zumo del limón, la nata líquida, media cucharadita de sal y el tabasco.

Incorporamos el agua donde hemos disuelto la gelatina en el puré de aguacate y batimos bien. Reservamos.

Debemos tener un molde de aluminio o silicona alargado (30 cm, más o menos). Lo forraremos en primer lugar con papel film de cocina. A continuación lo recubriremos con lonchas de salmón ahumado y en el hueco central verteremos el puré de aguacate. Seguidamente cubrimos el puré con más lonchas de salmón para finalmente extender sobre el cierre el resto de plástico film. 

Introducimos en el frigorífico durante una noche y al día siguiente tendremos un magnífico tronco sólido que podremos retirar sin problemas del molde simplemente tirando del plástico.

Se puede servir tal cual o decorado con finas rodajas de limón, o acompañado de ensalada.

Cómo eliminar los kilos de más ganados durante la Navidad

No falla. Se acaban las fiestas navideñas y las calles se empiezan a poblar de practicantes de jogging dispuestos a quemar las calorías extras ingeridas durante estos días. Lo mismo ocurre en gimnasios, algunos de los cuales no dan abasto de tanto individuo/a que en Enero recuerda de repente que está pagando todo el año las cuotas de un lugar al que casi nunca acude. Este año me ha sorprendido ver a corredores extenuados y muy bajos de forma justo al caer la noche el mismo día de Navidad, lo cual augura un buen comienzo de temporada para vendedores de ropa deportiva y centros deportivos.
Según estadísticas, la mayoría de los españoles aumentamos entre 1 y 5 Kg tras el paso de las bacanales navideñas. Muchos de nosotros recuperamos el peso normal - lo cual no quiere decir que sea el adecuado - tras algunas semanas de vida "convencional" pero hay otros para los cuales rebajar peso se convierte en un suplicio.
Contra lo que muchos creen, rebajar peso no se consigue ni con dietas salvajes ni practicando ejercicios extenuantes. La clave reside en acelerar nuestra tasa metabólica,  lo que vulgarmente se conocer como "quemar calorías". Y para acelerar la tasa metabólica se precisa continuidad y suavidad, no brusquedad.
Yo he aumentado 3 Kg durante las fiestas pero estoy seguro que a finales de febrero habré recuperado mi peso normal. Esta es mi "dieta" que no excluye ningún alimento ni se basa en quemar calorías practicando ejercicios que no hago durante el resto del año :

En primer lugar el aporte calórico que proporciono a mi cuerpo va a bajar. Ya no comeré cochinillo, ni cordero ni polvorones. Pasaré por tanto de unas 5000 calorías "navideñas" a apenas 2000, suficientes para un tipo de 46 años, 176 cm de altura y 80 Kg que además se pasa la mitad del tiempo sentado escribiendo frente a un ordenador.

Volveré a un sistema piramidal en la distribución de las comidas. Haré desayunos muy abundantes, con zumo de fruta, cereales, leche y seguramente algo de mantequilla o bacon. Será sin lugar a dudas la comida más fuerte del día.
Cada tres horas, más o menos, ingeriré algún alimento. Entre comidas un yogur descremado, o una manzana.  A esta ingesta de alimentos de bajo valor calórico llamadlos desayuno de media mañana y merienda o como queráis, pero hacedlos obligatoriamente. Con ellos conseguimos que nuestro cuerpo se acostumbre a recibir comida cada cierto tiempo y la tasa metabólica adquiera el ritmo deseado. Los grandes periodos de ayuno lo único que consiguen es desacelerar la tasa provocando que nuestro cuerpo se llene de cuerpos cetónicos y además se muestre conservador a la hora de quemar grasas. Vamos, el efecto contrario al deseado.

Haré almuerzos alrededor de las dos de la tarde poco copiosos pero completos. Por ejemplo lentejas con arroz sin apenas "unto" acompañadas de una ensalada. 

Y la cena al principio será parca pero con el paso de las semanas se tornará casi inexistente. Lo que es importante es que a partir de las 8 de la noche no ingiramos alimento alguno. Es cierto que esto supone un periodo de ayuno muy largo y al principio es difícil de asimilar, pero si consideramos que gran parte de ese periodo lo vamos a pasar dormidos no va a ser imposible de superar. Esta etapa, la más difícil de esta dieta, se da por superada cuando por cualquier razón cenamos - una cita social, por ejemplo - y nos vemos incapaces de comer unas raciones que semanas atrás ingeríamos sin problemas. El cuerpo se ha acostumbrado, una muy buena señal.

No me preocupa demasiado si hay grasa en las comidas que hago, pero trato de evitar el exceso de las mismas. Como más pavo y pollo que cerdo y carnes rojas, pero tampoco me obsesiono. Lo que si trato es de hacer comidas completas, que incluyan cereales, proteina animal y vegetal, así como fruta y verdura. De postre siempre fruta o un lácteo descremado, más de lo primero que de lo segundo. Y de todo raciones contenidas pero no mínimas. De hecho nadie se da cuenta que hago dieta porque en realidad no la hago, simplemente vuelvo a las costumbres de siempre.

Adicionalmente hay dos cosas que podéis hacer para mejorar el estado general y la pérdida de calorías. Una de ellas, para aquellos de nosotros que vivimos en latitudes donde hace frío en esta época del año, consiste en ir poco abrigados y sobretodo aligerar la cama. Si utilizáis dos mantas, quitad una. Ese frío adicional obliga a nuestro cuerpo a generar más calor quemando grasa y pueden suponer perder hasta 300 calorías (el equivalente a dos bocadillos) cada noche.

Luego debéis plantearos dejad de emplear el transporte público o el coche - sobretodo el coche - para trayectos cortos por debajo de los 2 Km. Caminar quema calorías de una manera suave y mejora nuestra salud en general.  También es importante, ya a nivel cardiovascular, dar un plus de "caña" a nuestro corazón. Bajar grasas y caminar es bueno para el músculo más importante de nuestro cuerpo, pero los médicos aconsejan acelerarlo de vez en cuando para que su respuesta ante el stress sea adecuada. Si os gusta correr, haced carreras cortas pero intensas. Si no os gusta, subid las escaleras de vuestro edificio en lugar de utilizar el ascensor. Ese pequeño esfuerzo, esa "aceleración" extra es muy pero que muy saludable para vuestro corazón. 
Tampoco os convirtáis en un cojín más de vuestro sofá e implicaos, si no lo estáis ya, en las tareas del hogar que queman más grasa de lo que aparentan.

Y paciencia. Perder el peso extra puede llevaros hasta tres meses, según cuánto hubieráis incrementado, pero es seguro que luego no habrá efecto "rebote" - un incremento del peso exagerado cuando abandonáis las dietas más rigurosas - y desde luego no comportará ningún efecto nocivo para vuestra salud.

Y consultad siempre al médico ante cualquier duda o antes de aplicar dieta alguna.