Gana un lote de Navidad

Busca en MHPC

Busca tu receta

jueves, 8 de noviembre de 2007

Etiqueta en la mesa árabe

A lo largo de mi vida he viajado por negocios a muchos paises árabes, especialmente a los del Golfo incluyendo Arabia Saudita. Y en negocios es ineludible compartir comidas con los locales, a un nivel que un turista nunca alcanzará (de la misma manera que el hombre de negocios pasa por los paises sin ver mas que aeropuertos y oficinas). Es cierto que existe un cierto protocolo en la mesa que difiere según cada país pero muy a menudo se exagera o tergiversa el significado de algunos gestos y en otros casos se omiten reglas que sí son importantes. Más de una vez he reído con ganas leyendo las guías de protocolo y etiqueta en la mesa de organismos como el ICEX que se suponen bien informados. Si alguien siguiera las indicaciones de dichos folletos de forma estricta tendría un serio problema. Esta es mi visión del tema sobre como comportarse en la mesa árabe. Sigo vivo y con bastantes amigos árabes, así que creo que se algo del tema.
  • Frecuentemente he leído que es recomendable terminar la comida con un sonoro eructo en muestra de aprobación y así causar satisfacción en el anfitrión. Por favor, no lo hagais. Ellos no lo hacen nunca, no lo he visto ni entre las clases altas, bajas o medias y si lo hiciérais probablemente os sentiriáis abochornados. Comportaos tal y como haceis habitualmente - espero que seais gente decente - y eso será suficiente. Pensad que estais ante un pueblo que alcanzó los más altos hitos de la Humanidad. El tema del "eructo" es más común en el Extremo Oriente y no con un significado oculto o implícito : se eructa porque sí y punto.

  • Lavaos bien las manos antes de sentaros a la mesa. Si no lo haceis no os lo recriminarán pero mejor ir, aunque tengais las manos como los chorros del oro. Esto sí que es un acto social, casi religioso.

  • Muchas veces no os dareis cuenta si lo haceis bien o mal porque el huésped tiene una especie de bula papal para hacer prácticamente lo que le venga en gana. Es la regla de la hospitalidad que los árabes tienen muy bien aprendida. Fijaos en los demás comensales y actuad de forma parecida. Y ante la duda preguntad o haced tal y como hariaís en mesas de etiqueta de vuestro país.

  • No utiliceis la mano izquierda. Tampoco os lo recriminarán pero por diversas razones de tradición cultural la mano izquierda se reservaba para las tareas "sucias" mientras que era la derecha la que se podía mover libremente por los alimentos. Esta es una regla importante - no sé por qué pocas guías lo mencionan - y algo difícil de seguir. Mi método consistía en acercar la silla a la mesa y atrapar la mano izquierda que colgaba del borde de la mesa con mi barriga. Así quedaba "artificialmente" atrapada y si el instinto me hacía moverla ese freno me recordaba que no debía. Me preguntareis , ¿y cómo se corta la carne o sujeta el pan ? Toda regla tiene sus excepciones y en las mesas de etiqueta árabe encontrareis la típica rastra mareante de cubiertos a lado y lado de la mesa. Eso implícitamente indica que en esa casa o en ese restaurante han superado la tradición y puedes emplear ambas manos sin problemas. Si no encontrais una indicación tan clara probablemente tampoco la echeis en falta porque no vamos a encontrarnos con un bistec o un entrecot que traginar a dos manos, ese no es el tipo de comida que encontrareis en un país árabe. Os pondrán la comida en el plato y será suficientemente blanda para que podais cortarla o recogerla con un único cubierto. O también es posible que se coma de una sóla fuente o del plato que tienes delante con un trozo de pan que arrebaña el arroz o la ensalada de berenjenas.

  • A los árabes no les gusta que si tienes algún negocio entre manos aproveches la comida para ir al grano. Vamos, que no les gusta que les jodas la comida. Ni a mi tampoco. Si quieres vender un helicoptero habla de cualquier cosa, divaga, vete por los cerros de Úbeda pero no vayas a saco porque es casi seguro que sí te corten y sí te digan que por ahí no vas bien. Ya fuera del contexto de la comida abordar directamente un tema donde tú planteas algo y esperas una respuesta "ahora" no suele funcionar. Me he tirado más de una vez diez días en un país árabe viendo cada día a mi cliente y no hablando del tema que me había llevado hasta su pais hasta el último día y ya camino del aeropuerto. Por eso cuando veo a los Ministros de Asuntos Exteriores de los paises occidentales de visita "relámpago" no dejo de comprender el por qué de que los conflictos de Oriente Medio se eternicen. Más té con menta aspirando el narguile y menos prisas, eso es lo que necesita la zona.

  • No hay sobremesa. La cultura española está acostumbrada a pasar un rato sentados a la mesa hablando aunque ya no quede comida en la mesa. Cuando un árabe termina de comer se levanta y se larga. Tal vez a una estancia cercana a fumar, a ver la tele o a tomar el té, pero no se queda en la mesa. Para nosotros los españoles, a los que nos inculcan desde muy pequeños aquello de "no te levantes de la mesa hasta que todos nos levantemos" es muy chocante ver a los comensales levantarse cuando les da la gana y desaparecer dejándote con el tenedor camino de la boca. Yo acababa muchas veces sólo en el comedor con una expresión de perplejidad alucinante.

  • Las mesas se sirven con opulencia. Al árabe le gusta exhibir cierto potencial gastronómico pero no que empieces a reflexionar sobre qué va a pasar con toda aquella comida que se queda allí. Si lo haces el árabe saudita dirá que ahora entrarán las mujeres y terminarán de comer las cosas y otros simplemente se sentirán ofendidos.

  • Lamentablemente las mujeres no comparten las comidas con los hombres y si se ve alguna probablemente se trate de una niña que ayuda a servir la mesa. En Arabia Saudita la segregación es tal que las familias que acuden a los restaurantes se ven forzadas a separarse, quedándose el marido en un lugar y la esposa con los niños en otra estancia del mismo restaurante. No haré comentarios al respecto de esta penosa situación sobretodo porque son muchos, muchísimos los árabes aún estrictamente wahabíes que odian esta situación tan discriminatoria.

  • Al anfitrión le encanta que el invitado coma y lo haga en abundancia. Que repita plato si es posible y que así demuestre que ha disfrutado. Mi norma era repetir dos veces y declinar amablemente la tercera tentativa de volver a llenar el plato. Si sois de poco comer realmente lo podeis llegar a pasar mal. Recuerdo haber cenado en Riad hasta 3 veces una misma noche por compromisos sociales y que mi socio Abdullah parara el coche en cualquier calle para que anduviéramos un centenar de metros y así ayudar a la pesada digestión.

  • Comer es un acto social y como tal no debeis declinar cualquier invitación, ya sea a un té o a una comida de dieciseis platos, sin importar si os gusta o no. He acudido a opíparas comidas donde simplemente he manoseado algunos platos, he explicado al anfitrión que estaba a punto de estallar y no ha pasado nada, nadie se ha enfadado. Como digo, es un acto social de obligado cumplimiento.

  • Si sabeis que la cocinera es la esposa del anfitrión y éste así lo ha dicho no es ninguna falta grave felicitarla indirectamente o enviarle un saludo a través del marido. Podeis empezar con un precavido "no se si puedo felicitar a su esposa por esta comida..." y según lo estricto que sea el anfitrión simplemente sonreirá o bien aceptará las felicitaciones. Como he dicho muchas veces el árabe no siempre está conforme con las reglas que le hacen acatar. De no ser así en verano no los veríamos pasear con las familias, a menudo las mujeres con el rostro descubierto, por el lago Lemán o por Harrods.

  • Es conveniente mostrarse afable y extrovertido. Unas buenas risas son el mejor ingrediente de una comida.

7 comentarios:

  1. Perdona, quizá soy algo pesado y te estoy ya dejando demasiados comentarios, pero es que tu blog ha sido un estupendo descubrimiento para mi mujer y para mí. Vivimos actualmente en Jaén, mi mujer es arabista, escribe libros sobre historia de al-Andalus y también traduce textos árabes antiguos y yo he vivido muchos años en Granada lo que me permitió estudiar a fondo el arte islámico. Eso hace que, aunque no seamos musulmanes, estemos muy relacionados con el mundo árabe. Nos da mucha alegría leer los comentarios que escribes, creo que testimonios así son muy necesarios hoy en día, pues mucha gente se está dejando llevar por opiniones cultivadas por unos medios de comunicación demasiado sensacionalistas. Cuando hace unos meses comenzamos a escribir nuestro blog de cocina, lo hicimos con el ánimo de acercar un poco más las distintas orillas del Mediterráneo, mostrar lo mucho que tienen en común las cocinas tradicionales de España y sus países vecinos y enriquecernos aprendiendo de nuestras diferencias. De nuevo te damos la enhorabuena por tu blog y te agradecemos el que lo escribas, pues aunque estamos familiarizados con el tema, también estamos descubriendo cosas verdaderamente curiosas. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Apreciado Juan Miguel,

    en primer lugar nada de pesado. Estoy encantado de recibir comentarios sobre el blog y especialmente de alguien que entiende el mundo árabe. Ciertamente la imagen que se da actualmente del mundo árabe está tan distorsionado que sin referencias ajenas a los medio de comunicación masivos, como las que proponen muchos blogs y forums, podría parecer que todos los musulmanes portan un cinturón de explosivos. Es bastante triste. A nadie parece interesarle saber que un buen porcentaje de hogares árabes desean recibir y de hecho reciben las emisiones de la televisión israelí por satélite porque la consideran más digna de crédito que sus propios medios de comunicación o que hay sectas como los alevís de Turquía cuya doctrina parece copiada de las obras de Karl Marx. Cuando las televisiones adornan las noticias con imágenes de Estambul siempre aparece Agia Sofia para luego enfocar a mujeres cubiertas con el hiyab cuando podrían haber amenizado con las turcas en micro-minifalda que pasean por la calle Bagdad, muchachas normales y corrientes que prefieren ir a la occidental - y son la inmensa mayoría- pero como no responden al tópico uno tiene que ir para verlo con sus propios ojos. Por no hablar de lo que hacen con el Líbano o Irán.
    La verdad es que cuando tenía la oportunidad de viajar por el mundo árabe no prestaba demasiada atención. Me gustaba la comida, el trato de la gente pero poco más. Fue a posteriori, cuando dejé de viajar, que empecé a reflexionar sobre lo que ví. Un día recuerdo que me desperté con ganas de desayunar hoummus y no sabía hacerlo. Y allí empezó todo.
    Estoy terminando un libro interminable, un ensayo sobre la gastronomía del Mediterráneo Oriental llena de anécdotas de mis viajes. Espero que aparte de aprender algunas recetas sirva también para mostrar qué es la sociedad árabe, con todo lo bueno y lo malo que tiene, como todas las sociedades del mundo.
    He leído tus blogs y me parecen muy interesantes. Y tu obra pictórica me ha gustado. Así que he incluido enlaces a los mismos y desde aquí recomiendo a los lectores de este blog que se dejen caer por la obra bloguera de Juan Miguel Bueno porque detrás de ella se nota que hay mucho cariño y talento...Y ya me dirás qué obras ha escrito tu mujer porque soy un apasionado de cualquier obra que verse sobre Al-Andalus. Un abrazo,

    xavier

    ResponderEliminar
  3. hola me gusta tu comentario pero deberias de resaltar que practicamente estas costumbrees son musulmanas , mis padres son de belen son ortodoxos y nada d esto se da en mi familia, mucho menos descriminar a la mujeer asi, ahora lo d la comida es muy cierto , peero esos comentarios descrimitavios a la mujer solo se dan entre musulmanes no arabes ortodoxos o cristianos nada que ver ; gracias a Dios

    ResponderEliminar
  4. Es cierto. Como dice anónimo, a veces hablamos de árabe e inmediatamente creemos que todos son musulmanes. Los árabes cristianos, protestantes u ortodoxos siguen siendo árabes pero no siguen estas reglas de etiqueta, especialmente en lo concerniente al trato discriminatorio hacia la mujer.

    ResponderEliminar
  5. ¡Muchísimas gracias por esta entrada tan fantástica! Esta tarde, mis vecinos marroquís me han invitado a tomar el té y no sabía si había algo que realmente debiese evitar. Pondré en práctica algunos de tus consejos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Una joya inesperada me acabo de encontrar al descubrir tu blog. Gracias

    ResponderEliminar