Gana un lote de Navidad

Busca en MHPC

Busca tu receta

martes, 10 de enero de 2012

Sopa de Garbanzos (Grecia)

La sopa de garbanzos (ρεβυθάδα, pronúnciese más o menos como "erebizada", aunque a veces la he encontrado escrita como "Ρεβυθόσουπα") es una receta típica griega que se suele consumir en invierno. Se cocina de una manera muy diferente a las sopas españolas, notándose en primer lugar la ausencia de sofrito. Es una sopa muy nutritiva pero advierto que se debe cocinar EXACTAMENTE como indico o en caso contrario el resultado puede ser poco alentador.


INGREDIENTES


400 gramos de garbanzos secos (no utilicéis garbanzos cocidos !!!)
1 cebolla grande morada tipo "Figueres"
Medio vaso de aceite de oliva virgen extra
Un vaso con perejil fresco picado
Dos limones
Media docena de granos de pimienta negra enteros
Agua embotellada o bien del grifo filtrada (libre al máximo de cal)


En primer lugar vamos a poner los garbanzos en remojo durante toda la noche. Al día siguiente los sacáis del agua e introducís en una cazuela - a ser posible de barro - cubriéndolos totalmente con agua con cierta holgura (dejando un par de dedos entre las legumbres y la superficie del agua). Llevad a ebullición limpiando la superficie de espuma (si la hubiera) y entonces añadid el aceite de oliva, la mitad del perejil, los granos de pimienta negra y la cebolla picada bien fina. Dejad a fuego medio durante una hora y media o bien hasta que los garbanzos estén blandos. En ese momento incorporad el resto del perejil, el zumo de los dos limones y sal (media cucharadita debería ser suficiente). Removéis bien, rectificáis de sal y ya está listo para servir.

1 comentario:

  1. La tenía grabada en el subconsciente, ya que me impresionó la sabiduría popular griega, cosa de todos sabida. Me alegro de haber encontrado la típica receta griega cuyo nombre desconocía y que ví en TV hace unos años. Dos hermanos españoles que tenían un hotel en una isla lo relataban muy bien. Es típica de los domingos, cuando los griegos la recogen del horno de leña de la panadería local, donde se cuece lenta y cómodamente. La encargaban previamente y llevaban el puchero de barro a casa después de misa ¡tal cual! Parecía sencilla, rica en vitamina C y hierro por el limón y el perejil, saludable, deliciosa y digestiva precisamente sin grasa saturada. Gracias a los griegos y al blogspot.

    ResponderEliminar