Gana un lote de Navidad

Busca tu receta

domingo, 11 de marzo de 2012

Coles de Bruselas al Horno (receta para niños)

Las coles de Bruselas son una de las verduras más odiadas del club de las verduras más odiadas. Incluso algunas personas que consumen verduras sin problemas presentan  reticencias a estas diminutas coles. Por no hablar de los sentimientos que despiertan entre los niños.
Las dos razones principales que "justifican" este odio son el olor que desprenden al ser cocinadas y el sabor tan rotundo que presentan al paladar. Lo primero se puede evitar cocinando esta verdura un máximo de 5-7 minutos en agua hirviendo (a veces se introduce en el agua un trozo de limón, aunque no es necesario) y lo segundo es consecuencia de una mala cocción. Si sobrecocinamos las coles de bruselas saben mal y huelen peor debido a los sulfuros que expulsan. La correcta cocción es aquella que logra que por fuera estén aún crujientes y por dentro tiernas : no olerán al ser cocinadas y tendrán el sabor que deben tener, con tonalidades que recuerdan a las nueces. Si alguna vez os sirven esta verdura completamente blanda, casi deshecha, la podéis rechazar igual que hariáis con una paella que mostrara el arroz pasado.
Las coles de Bruselas, como todos los productos con sabor a frutos secos, son el acompañamiento ideal para las carnes. De hecho no hay otro mejor. 
Las coles de Bruselas no fueron "inventadas" en Bélgica puesto que ya eran conocidas desde tiempos remotos. No obstante fueron los belgas quienes las popularizaron a nivel mundial y de ahí el nombre. En la actualidad los mayores productores son Holanda - una potencia hortofrutícula de primer orden a la que debemos la forma y sabor de muchas de las verduras que disfrutamos en Occidente - y los Estados Unidos.
Esta verdura contiene grandes cantidades de vitamina C y folatos, entre otros minerales y vitaminas de gran importancia para el ser humano. Estas características la hacen muy recomendable sobretodo para los niños de manera que los padres hacen de la obligación en su consumo - junto al brécol - una especie de cruzada. Conviene recordar que la comida entra siempre en primer lugar por los ojos, el olfato y el gusto y es difícil hacer ingerir un producto - por muy saludable que sea - si huele, sabe o tiene un aspecto repulsivo. Así que es importante cocinar bien las coles para que un primer rechazo no condicione el consumo a posteriori del niño. 
Esta receta que presento suele ser muy bien aceptada por los niños. Es sencilla de preparar y se utiliza como plato principal o bien acompañamiento de carnes.

INGREDIENTES (4 personas) :

400 gramos de coles de Bruselas
1 diente de ajo
Dos docenas de almendras crudas
Perejil fresco
Aceite virgen extra de oliva
Sal

Precalentamos el horno a 200 grados.
Hacemos una picada fina con las almendras, el diente de ajo, el perejil fresco y media cucharadita de sal. Mojamos bien las coles de Bruselas con aceite de oliva  y las rodamos sobre la picada que hemos preparado para que queden rebozadas.  Depositamos la verdura en una fuente que pueda ir al horno y las introducimos durante 30-45 minutos (o hasta que empiecen a ennegrecer levemente). De vez en cuando las movemos  para que queden igual de doradas por todas partes.
Si esta receta es el primer encuentro de vuestros hijos con las coles de Bruselas, seguro que les habréis ganado para la causa verduril.

1 comentario:

  1. Por fin, gracias, con 39 años he logrado disfrutar lo q erá mi último bastión en gastronomia jejeje

    ResponderEliminar