Gana un lote de Navidad

Busca tu receta

jueves, 24 de septiembre de 2015

Tomatokeftedes (albóndigas griegas de tomate)

Keftedes es el nombre que toman las albóndigas griegas y por tanto tomatokeftedes significa albóndigas o hamburguesas realizadas con tomate. Son típicas de la isla de Santorini. Santorini es una isla famosa por haber acontecido en ella, alrededor del 1600 antes de Cristo la mayor explosión de origen volcánico que se recuerda del periodo histórico. Tal fue la brutalidad de la misma que el tsunami que se generó arrasó la cercana isla de Creta y con ella la civilización minoica.
La isla - lo que queda de ella - es obviamente rica en substratos volcánicos que, tal y como ocurre en las  Canarias, produce hortalizas de alta calidad, entre otras el tomate.
Los tomatokeftedes combinan tomates, cebolla y queso feta sin contener carne ni huevo. Se suelen tomar en los mezze, colección de diversos apertitivos que al modo de la tapas españolas pueden constituir una comida completa. La forma habitual de comer los tomatokeftedes es mojándolos en una salsa tsatsiki o bien directamente en yogur griego.

INGREDIENTES :

4 tomates rojos maduros, a ser posible grandes
100 gramos de queso feta
1 cebolla morada grande
1 cucharada de perejil picado
1 cucharadita de orégano picado
1 cucharadita de menta picada
50 gramos de harina blanca (alrededor de medio vaso)
1 cucharada de levadura química
Sal
Pimienta negra molida
Aceite virgen extra de oliva

En primer lugar vamos a pelar los tomates y quitarles las semillas. Cortamos la pulpa restante en cubos pequeños y los salamos, dejándolos en un colador o escurridor al menos durante media hora. De esta manera con la sal perderán parte del agua y la mezcla que haremos a posteriori no quedará líquida.
Rallamos la cebolla y la mezclamos con los tomates. Añadimos la hierbas aromáticas y el queso feta desmenuzado. Con la manos hacemos una primera masa.
En un bol separado mezclamos la harina con la levadura. Cuando está bien mezclada la llevamos al bol de los tomates, cebolla y queso feta y amasamos de nuevo, salpimentando. Cuando la masa queda suficientemente firme hacemos unas bolas ligeramente aplastadas. Si no nos queda muy firme podemos añadir un poco más de harina.
En una sartén honda añadimos un par de dedos de aceite y cuando esté bien caliente freímos los keftedes hasta que quedan dorados. Los depositamos en un papel absorbente y listos para comer.

¡Seguro que es una receta que hacéis más de una vez!


miércoles, 23 de septiembre de 2015

Fourtalia (tortilla griega de la isla de Andros)

La isla de Andros se encuentra relativamente cerca de Atenas y eso la hace muy popular como lugar de veraneo para los griegos de la capital. Además posee una rica gastronomía donde sobresalen el Lampriatis, la Kalsounia y el Amygdaloto, que por su nombre más parece una enfermedad aunque en realidad se trata de un postre hecho con almendras (almendra en griego es αμύγδαλο , esto es, "amígdalo", de donde procede el nombre de las glándulas de nuestra garganta porque a los antiguos les parecía que tenían la forma de las almendras).
La Fourtalia es una tortilla muy fácil de hacer, también típica
de Andros, hecha a base de salchichas, patatas y huevos. La receta original exige que se haga con la

salchicha de cerdo típica de la isla cortada en rodajas, menta y manteca ahumada en lugar de aceite. Lo primero no lo vais a encontrar a menos que estéis en Grecia y cocinarla en manteca ahumada me parece un exceso de calorías muy poco saludable, así que vamos a suavizar la receta.

INGREDIENTES (4 personas) :

4 patatas grandes (alrededor de 1 Kg)
4 salchichas de cerdo
6 huevos grandes (L ó XL)
Orégano, menta o albahaca picadas (al gusto)
Sal
Pimienta negra molida
Aceite virgen extra de oliva

En abundante aceite de oliva - las patatas deben "flotar" -  freímos las patatas y las salchichas cortadas en rodajas de un dedo de grosor. Salpimentamos.

Cuando están bien fritas retiramos el aceite sobrante. Batimos los huevos con la hierba aromática que hemos elegido y los vertemos sobre la fritura de patatas y salchichas.

En las tortillas griegas no se da la vuelta para hacer la cocción ya que quedan espacios grandes entre los ingredientes para que se cuele el huevo y se cuaje. Cuando esto ocurra la tortilla estará lista.

Si acompañáis esta tortilla con una ensalada puede constituir un plato único para una cena o comida sencilla.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Sopa de tomate y garbanzos

Una sopa fácil de preparar, 100% vegetariana y que se puede tomar fría, tibia o caliente.

INGREDIENTES (4/6 personas) :

300 gramos de garbanzos cocidos
600 gramos de tomates frescos (o el equivalente en tomate triturado de lata)
2 zanahorías grandes
1 cebolla grande
1 rama de apio
1 pimiento rojo mediano
2 patatas medianas
2 litros de caldo vegetal
1 limón
1 diente de ajo
Sal
Pimienta negra molida
Cilantro o perejil picado
Aceite virgen extra de oliva

En una cazuela grande vertemos un chorro generoso de aceite de oliva. Freímos en el mismo el diente de ajo y cuando está dorado lo retiramos. 

En el mismo aceite, a fuego medio, incorporamos la cebolla y el apio bien picados. Cuando la cebolla transparenta añadimos las patatas cortadas en cubos pequeños, la zanahoria rallada o en cubos (al gusto) y el pimiento rojo bien picado. Salpimentamos y dejamos hacer al sofrito durante unos cinco minutos.

Añadimos entonces los tomates sin piel ni semillas y rallado /(si son frescos) o bien el tomate triturado de lata. Incorporamos el caldo vegetal y los garbanzos cocidos. Dejamos hacer durante 20 minutos, rectificando de sal y pimienta hacia el final de la cocción. Si queremos una sopa picante, añadimos un poco de salsa tabasco o similar.

Antes de servir añadimos un poco de zumo de limón en cada plato y decoramos con cilantro o perejil fresco. 

Un plato muy sencillo, nutritivo y que se prepara en media hora exacta. 



sábado, 19 de septiembre de 2015

El aceite de oliva extra virgen protege contra el cáncer de mama

Se sabe desde hace mucho que el aceite de oliva extra virgen - el resultante del prensado directo de la aceituna - tiene muchas propiedades beneficiosas a nivel cardiovascular y anticancerígeno. Ahora se ha contrastado con un estudio serio el cual indica que con cuatro cucharadas de aceite al día y una diera mediterránea disminuye considerablemente el riesgo de padecer cáncer de mama. Leed el artículo que es muy interesante.

Pulsa aquí para saber más sobre el aceite de oliva.

Hamburguesas de boloñesa (receta para niños)

Estas hamburguesas, aparte de poseer un sabor delicioso, son muy nutritivas por la gran cantidad de zanahorias, tomate y cebolla que incorporan, así que no tengáis reparo en dárselas a vuestros hijos cuantas veces la pidan. Si en lugar de carne roja queréis emplear blanca, no hay problema. De todas maneras en fase de crecimiento la carne roja dos o tres veces al mes es un buen alimento para mantener la falta de hierro a raya.

INGREDIENTES (6/8 hamburguesas) :

400 gramos de carne picada de vacuno
4 zanahorias medianas
1 cebolla grande
2 huevos
50 gramos de pan rallado (prever más, por si acaso)
Perejil picado
Albahaca picada
Medio vaso de tomate triturado frito
Media cucharadita de sal
Pimienta negra molida
Aceite virgen extra de oliva

En una sartén con un chorro abundante de aceite de oliva pochamos la cebolla bien picada. Cuando empieza a transparentar añadimos las zanahorias ralladada y la carne picada. Salpimentamos.

Cuando la carne está bien hecha añadimos el tomate triturado frito y las hierbas aromáticas. Retiramos del fuego y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente.

Vertemos la salsa boloñesa en un bol y añadimos los huevos. Mezclamos bien. Como la boloñesa quedará bastante líquida añadiremos pan rallado hasta que quede como una masa bastante sólida.

Formamos bolas que quepan en la palma de nuestra mano. Las aplastamos para darles forma de hamburguesa.

Colocamos las hamburguesas sobre una sartén o plancha bien caliente hasta que están bien hechas. Tampoco os paséis, ya que sólo se trata de que el huevo cuaje y la carne no se desmigue.

Lo dicho, están de vicio.

jueves, 17 de septiembre de 2015

Croquetas de bacon

Unas croquetas muy fáciles de hacer y sobretodo con un sabor delicioso.

INGREDIENTES (entre 12 y 20 croquetas) :

100 gramos de bacon en taquitos
50 gramos de mantequilla
100 gramos de harina blanca de trigo
1 cebolla grande morada tipo "Figueres"
1 litro de leche entera
Pan rallado
2 huevos
Sal
Pimienta 
Nuez moscada
Aceite virgen extra de oliva
Aceite vegetal (para freír)

En una sartén antiadherente a fuego medio fundimos la mantequilla añadiendo un chorro generoso de aceite. Rallamos la cebolla y la freímos durante dos o tres minutos. Entonces incorporamos el bacon. No debe quedar frito, sino soltar la grasa para dar sabor. De hecho si quedara frito la croqueta crujiría al morderla y no es lo que buscamos. 
Cuando la cebolla empieza a transparentar añadimos la harina previamente tamizada con la ayuda de un colador. Eso evitará que se formen grumos, Removemos constantemente con una cuchara de palo hasta que se forma una masa de color marronáceo, síntoma de que hemos "frito" la harina y la croqueta ya no tendrá sabor precisamente a harina. Añadimos la sal (media cucharadita), la pimienta negra molida y un pellizco de nuez moscada.
Mientras trabajamos la masa calentamos la leche en el microondas para que esté tibia. Esto es importante. Si no lo hacéis se pueden formar grumos. A continuación vamos añadiéndola poco a poco en la masa sin dejar de remover, a fuego medio. Cuando la masa absorbe la leche, añadimos otro poco. Así hasta que terminamos la leche y la masa se separa de la sartén.
Aquí hay dos opciones : hacer una masa bastante compacta de manera que será muy fácil cortarla (más tiempo al fuego) y hacer las croquetas o bien hacerla algo líquida de manera que sea más difícil de moldear. Va a gustos. La masa sólida será menos agradable al paladar mientras que la líquida será suave y esponjosa. Un truco, si queréis la facilidad de la masa sólida pero la suavidad al paladar lo mejor es añadir un poco de levadura química de manera que al freírlas se esponjen.
Una vez tenemos la masa la dejamos enfriar a temperatura ambiente y la llevamos al frigorífico donde deberá permanecer al menos dos horas.
Transcurrido el tiempo de reposo sacamos la masa y la cortamos (si es dura) para el tamaño aproximado de croqueta que deseamos, terminando la forma cilíndrica con nuestras manos. Si es blanda tenemos que agarrar una porción, darle forma en la palma de las manos y pasarla por huevo y luego el pan rallado. Si la masa es dura con pasarla primero por huevo y luego por el pan rallado una vez es más que suficiente. Si es blanda recomiendo pasar dos veces por huevo batido y dos por pan rallado : de esta manera será dura por fuera pero muy suave por dentro.
Freímos en abundante aceite que puede ser de tipo girasol o maíz. Con 2 ó 3 minutos de fritura, hasta que queden doradas por fuera, será más que suficiente.

Un tipo de croqueta que repetiréis a menudo si sois amantes del sabor a bacon.