Gana un lote de Navidad

Busca en MHPC

Busca tu receta

viernes, 30 de diciembre de 2016

Pastel de calabaza

La calabaza se suele asociar con los meses correspondientes al otoño pero lo cierto es que se puede degustar a lo largo de todo el año. Lo malo es que realmente hay pocas recetas españolas que la empleen. Hoy os voy a dar una que os sorprenderá por su sabor y por lo fácil que es de hacer. Se puede comer tibia o bien fría. Ya que estamos en verano, optaremos por meterla en el frigorífico.

INGREDIENTES

Una o dos hojas de pasta quebrada o brisa (la que no sube)
Una calabaza de 1Kg de peso, aproximadamente
250 gramos de queso de Burgos, requesón, mató o cualquier otro tipo fresco
2 huevos
50 gramos de queso manchego o cualquier otro semicurado

Cortar la calabaza, pelarla y sacar todos los filamentos y semillas dejando sólo la carne. En un pote con agua justo para cubrir la hervimos hasta que se ablanda.
Una vez está blanda la añadimos al pote de la batidora de vaso o bien al pote del brazo con el resto de ingredientes.
Trituramos hasta que queda una masa muy fina.

Nos hacemos con un molde de aluminio de unos 24 cm de diámetro de los que se emplean para hornear pasteles. Colocamos en primer lugar una hoja de papel para hornear - para que sea más fácil de sacar - y encima la masa quebrada haciendo la forma del molde. 
Vertemos la masa sobre la pasta quebrada y metemos al horno a 180 grados, centro y calor en ambos lados,  durante media hora o hasta que la superficie empieza a dorarse.

Extraemos del horno, la dejamos enfriar y metemos en el frigorífico hasta que esté bien fría. A los niños les encanta y al no llevar azúcar además cuidamos su salud.



No hay comentarios:

Publicar un comentario